Tenemos que aprender cómo aprender. 

Tenemos que aprender cómo aprender. 

Cuando hablamos de aprendizaje solemos diferenciar la educación formal (la que parte de lo tradicional y está regulada) de la informal (que puede presentarse de forma muy variada: cursos a través de internet, etc.)

Actualmente los modelos de enseñanza están en crisis. Unos obligados a replantearse una serie contenidos pensados para puestos de trabajo en los que se permanecía durante toda la vida laboral, algo que ya casi no existe. Y los métodos informales tampoco escapan a los ajustes, porque no todo vale en la red, y resulta evidente que la información para que sea útil hay que saber filtrarla. 

Las universidades mantienen la oferta educativa de siempre (o muy similar), mostrando que son incapaces de adaptarse a los cambios de nuestra sociedad actual. Por ese motivo en estos momento es más importante que nunca que una parte de nuestra educación formal se destine a prepararnos para seguir aprendiendo durante toda nuestra vida.

La antigua fórmula de “café para todos” ha dejado de ser válida. El reto es crear un modelo educativo completamente personalizado y ajustado a las necesidades de cada cual. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: