Sueños de manipulación

Sueños de manipulación

En aquel mundo *onírico algunas universidades planteaban cursos de postgrado dirigidos a periodistas que quisieran aprender a convertir noticias banales en otras incendiarias. 

-No me lo puedo creer, ¿un master sobre el arte de la confusión informativa?

¡Tiene un elevado grado de aceptación! Dos años en los que nuestros alumnos aprenden todos los secretos sobre la comunicación.                

-¿Sería posible detallar algunos contenidos del mismo? -Preguntó al director. 

El primer semestre se centra sobre el poder de las imágenes manipuladas al servicio del mensaje…

-¿Por qué esa fijación con la imagen?

Es fundamental que cualquier estudiante se de cuenta de que cuando una mentira alcanza cierto nivel ya resulta imparable.

-¿Cuales son los contenidos del segundo semestre? 

Aprender que un buen periodista no debe contarlo todo. 

-¿Tenía entendido justo lo contrario?

Eliminamos una parte estratégica de la información para centrarnos en aquello que fomente la indignación y los peores instintos…

-¿Y eso a dónde nos lleva?

 Entre otros lugares a la manipulación emocional… Ese es nuestro vehículo.

-Muestre una forma de manipular que resulte sencilla.

Plantear cualquier situación como una confrontación de dos bandos o posibilidades. En uno situaremos a los “buenos” y por tanto en el otro a los “malos”. 

-¿No es completamente relativo, además de reduccionista, lo de bueno y malo?

Nuestro trabajo consiste en informar al público -siguiendo nuestro interés-  sobre quienes son los buenos y quienes los malos. Estas posiciones son siempre intercambiables.

-¿Puede dar un  avance sobre los contenidos del segundo año?                                                                                                                                                                                                         

En el primer semestre exagerar sin límites es el tema central. El alumnado debe conocer los mecanismos para convertir una reunión de vecinos en una manifestación multitudinaria, un insulto banal en ofensa, etc. 

-¿Eso no parece que sea informar?

Para centrar la atención debemos crear un problema donde antes no lo había. Y es algo que conseguimos al polarizar emocionalmente.

-¿Quién va a creer en esas exageraciones sin fundamento?

Para aquellos que no creen presentamos el relato como si el periodista lo hubiera vivido en primera persona. Le contamos una experiencia personal… y se la acaban creyendo. 

-Sin duda la cercanía resulta creíble. ¿Alguna cosa más?

Practicar el uso de una pequeña verdad como gancho. A partir de ese fragmento real se construirá lo que sea necesario para completar la información a nuestro gusto.

¿Cuál es el temario del segundo semestre?

Nos centramos sobre los medios de comunicación.

¿Algún apunte sobre los noticiarios de televisión?

Nunca más de cuatro noticias por día, repetidas hasta la extenuación. El nivel de profundidad se adecuará para que pueda seguirlas un niño de cuatro años. 

¿Y sobre los noticiarios en radio? 

Toda la información en sesenta segundos. Los titulares resultarán “hábilmente tendenciosos” y hay que repetirlos cada hora

¿Qué papel tiene la prensa digital?

Se centrará en la desinformación monotemática. Las ideas conspirativas resultan geniales en este medio.

-¿Redes? 

Básicamente trabajamos para que el alumnado aprenda a crear rumores y a esparcirlos. 

Por cierto, tenemos un módulo adicional sobre política que ahora acabamos de integrar en el master

-Política…¿en qué se basa?

El arte de repetir siempre la misma noticia. 

-Un ejemplo para entenderlo

Cuando aparezca un político en televisión, antes de que diga una palabra ya tenemos que conocer su mensaje. 

-Me parece a todas luces imposible, ¡si todavía no ha hablado!

Conocemos su mensaje porque es lo que siempre repite. De hecho aconsejamos que no tenga ningún otro mensaje. (Sólo uno por legislatura) 

-Pero en un debate político se formulan preguntas… ¿cómo sale airoso de esas situaciones?

Sus respuestas están preparadas de antemano por un equipo de asesores. Las podría defender cualquier robot…

-¿Tres cosas que aprenderé en este master?

Aprenderá a negar lo obvio. Apelar a la credulidad infinita de las personas. Y “cocinar” para otros la realidad que necesiten vender. 

Por suerte sonó el despertador y pudo volver a este otro mundo real… Aquello solo era una pesadilla.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: