Somos gregarios.

Somos gregarios.

Podemos observar como ejercicio interesante que cuando un pingüino tiene suerte y acierta con un camino otros muchos le siguen (aunque el camino no les sirva en absoluto a esos seguidores). 

Si el pingüino encuentra una piedra sobre la que elevarse, tiene muchas papeletas para convertirse en cabeza visible y en modelo (Otra cosa distinta es que sea modelo positivo o negativo)

Aplicando el pensamiento mágico “los pingüinos” creen que lo que fue bueno, o valioso, en una ocasión para alguien lo será igualmente para todos bajo cualquier otra circunstancia. (Más tarde descubren que las cosas no funcionan exactamente de ese modo)

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: