Si preguntáramos a alguien que está en la cárcel sobre su experiencia ¿qué nos diría?

Si preguntáramos a alguien que está en la cárcel sobre su experiencia ¿qué nos diría?

Parece claro que ese “alguien” nos daría una respuesta bastante concreta basada en su experiencia. Lógicamente nos dejaríamos muchísimas respuestas de miles de personas que también están en la cárcel y no contaríamos.

Esa es la base de muchos artículos generalistas. Dependiendo de lo que quiero transmitir a la audiencia me centraré en una linea argumental o en otra distinta. 

Ningún periodista tiene total libertad, porque entre otras cosas estará sujeto a la linea editorial que le marque su periódico. Todos se deben a sus lectores, que son los que los mantienen.  

Los que no están sujetos a ninguna estrategia de comunicación también son conscientes que es mucho más sencillo navegar a favor de la corriente que hacerlo en contra.

Ahora, al mismo preso de la cárcel de antes, le vamos a pedir que nos relate algo que haya aprendido en su situación de privación de libertad. 

Es posible que se ría de nosotros o que nos insulte añadiendo a continuación que nos lo hemos buscado por preguntar tonterías. 

Tal vez en una situación de encierro no se pueda aprender nada, o a lo mejor sí…Más allá de haber dejado de comer bollería industrial, o de no ver la televisión ni escuchar la radio por puro miedo. De abandonar el tabaco o descubrir que hay vida más allá del fútbol… 

¿Hemos aprendido alguna cosa?

La situación es colectiva, nos afecta a todos, pero las enseñanzas siempre son individuales porque dependen en gran medida de la actitud del receptor. Hay muchos mundos dentro del mismo mundo.

Una valiosa enseñanza de uno de mis maestros fue la de preguntarme al final del día sobre lo aprendido de las situaciones que la vida nos pone delante. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: