¿Puedo ser lo que quiera ser, o soy lo que soy?

¿Puedo ser lo que quiera ser, o soy lo que soy?

En aquel Reino, frente a los que creían que todo estaba absolutamente determinado estaban los que afirmaban justo lo contrario, que todo estaba en nuestras manos. 

Durante siglos habían convivido como facciones -extremistas- sin diálogo entre ellas.

Unos decían: nacemos según un guión preestablecido y venimos determinados, porque así lo decidimos antes de nacer. De esa forma podemos aprender determinadas cosas que vienen asociadas a las circunstancias elegidas de antemano.

Los otros replicaban: al nacer somos como hojas en blanco que después otros se dedican a emborronar. No hay guión posible porque el camino se hace andando. 

Las dos visiones parecían irreconciliables, como el agua y el aceite, imposibles de mezclar. 

Cierto día, en el Reino del que hablamos, se inició una tercera vía.

Alguien dijo: me parece que en el fondo coinciden en observar a este mundo como una escuela de aprendizaje. Poco importa si lo hemos elegido antes de nacer o no.

¿Por qué no buscar los puntos de unión?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: