Original y copia

Original y copia

Comenzó a dar sus primeras clases siguiendo el método, casi copiándolo literalmente, de la que consideraba que había sido su mejor profesora. Sin embargo los resultados que obtenía estaban muy lejos, se diría que a años luz, de ella.  

¿Qué era lo que no estaba haciendo bien? ¿Por qué aquel material y aquella forma tan genial de explicar que tan buenos resultados ofreció en su día ahora conducía a unos resultados tan mediocres?

Después de consultar con su profesora, esta exclamó: ¡Bienvenido a una de las tres profesiones imposibles! (Las otras dos son la de curar y gobernar) 

Las recetas o los consejos suelen servir de poco o de nada. Por tanto deshazte de todo lo que observes que no tiene utilidad para ti, incluyendo lo que ahora voy a contarte:

La experiencia se adquiere con la práctica, es imposible de copiar. Cualquier copia es como una falsificación y el alumnado suele detectar la falta de autenticidad. Es mejor que ofrezcas poco pero real que una enorme cantidad de información que no has conseguido digerir.

También te diría que no hay material más maravilloso que el que se adapta al alumnado que tienes delante. Necesitarás confianza para sintonizar con ellos en un territorio similar al filo de una navaja.

Un enseñante, desde mi punto de vista, debe ser flexible y adaptable. Forzosamente en continua transformación hacia las nuevas generaciones. 

No hay una fórmula mágica, sólo transmitir cada día el contenido de forma diferente pero manteniendo su esencia.  La única cosa valiosa es ser capaz de adaptarte al tiempo, lugar y gentes.

Te darás cuenta de que vas por buen camino cuando aprendas tanto como tu alumnado. Si no aprendes nada será una indicación de la necesidad de cambiar de camino.

Descubrirás que los actos son más importantes que las palabras. Son muchos los alumnos que verán lo que haces aunque no escuchen lo que dices.

Es muy bueno explicar bien y mucho mejor mostrar de dónde vienen las cosas…aunque lo que resulta insuperable es el don de inspirar.

Ahora has de buscar tu camino, o dejar que el camino te encuentre.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: