La vida es un continuo cruce de puertas

La vida es un continuo cruce de puertas

¿Hemos aprendido a despedirnos de aquel lugar de trabajo en el que estuvimos tantos años? No importa si nos fuimos poco a poco o de un portazo. Visto con la perspectiva que da el tiempo es probable que ahora comprendamos que fue el final de una época.

Cambios de lugar de residencia, de amistades, de trabajo, de pareja, etc. Todas las etapas inevitablemente a su debido tiempo llegarán a su fin. Resultaría absurdo y enfermizo tratar de “congelarnos” para evitarlo. Un chiste nos lo muestra: 

Alguien que no quiere levantarse de la cama pregunta a su madre por qué tiene que ir al colegio. La madre le responde que porque es lunes por la mañana, tiene cuarenta años y además es el director del centro. 

Todo tiene una historia, incluso la de nuestro primer coche que un día cerramos su puerta por última vez… Hay un cuento sufí que muestra que hasta que no nos deshacemos de nuestros viejos zapatos no llegan a nuestra vida otros nuevos. Es decir, cerramos unas puertas para poder abrir otras.

Hay muchas muertes antes de la muerte. Gestionar con habilidad estos cambios y fluir con ellos significa que sintonizamos con la vida.

2 Comentarios

  1. jacke 4 semanas hace

    En algo así estoy: deshaciéndome de mis viejos zapatos !!!!!

  2. Núria Carbonell 1 min hace

    Mí padre murió el día de mi cumpleaños y se acerca el primer aniversario de su muerte, estábamos los dos solos cuando decidió irse. Cómo puedo cerrar esa puerta para que mi cumpleaños sea un día alegre?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: