La mejor herramienta la llevas dentro

La mejor herramienta la llevas dentro

Me contaron la historia de una mujer de mediana edad que vivía con su gato en una gran mansión a las afueras de la ciudad. Se sentía segura gracias a maravillosos aparatos que había ido adquiriendo, sobretodo, cámaras, alarmas y sensores de alta gama y última generación . Además, los había conectado a centrales de seguridad que monotorizaban constantemente su lujosa vivienda.

Una tarde, ya entrado el invierno, la mujer estaba leyendo y se levantó a encender la luz. En la penumbra de la habitación, al fondo,  vio una pareja de ladrones etiquetando todo lo que se iban a llevar. “¡Horror! ¡¿Cómo puede ser?!”, se preguntó. 

En la oscuridad de la habitación, ellos no se percataron de la presencia ni la cara de espanto de la propietaria de la casa. Esos cacos sí que eran de última generación, pues estaban dotados de un pequeño dispositivo digno de una película de ciencia ficción, con el que con unos simples toques digitales habían desconectado todos los aparatos del hogar de la buena mujer. 

Tan silenciosa como su gato que estaba arremolinado entre sus piernas, y aún en medio del caos mental del momento, pudo inspirarse. Sigilosamente bajó al sótano y rescató un viejo teléfono, lo acopló a una clavija que permanecía olvidada en la pared de la entrada y llamó a la policía. 

Pensé que lo que de verdad nos salva no son las cosas, sino la inspiración. 

Carmen Guerrero

Imagen: https://www.instagram.com/psicologia_xxi/

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: