En el país de los pingüinos las tazas están casi siempre llenas

En el país de los pingüinos las tazas están casi siempre llenas

Recuerdan el cuento de la ceremonia zen en la que el maestro toma una tetera y vierte té hasta que la taza está llena. Y a continuación continuaba vertiendo más té y el líquido desbordaba… 

En nuestra jungla no somos una taza pero si queremos  aprender cosas nuevas necesitamos algo de espacio. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: