Conocer el nombre del enemigo…

Conocer el nombre del enemigo…

Conocer el verdadero nombre es conocer la vibración o frecuencia… Algo que permite en cualquier caso, emplearlo, conjurarlo, en definitiva disponer de una parte de sus poderes.

Aquellos que dicen “conocer a Dios” en realidad lo que conocen es la estructura real del Universo, por tanto pueden hacer uso de ella. Cuando somos conocedores de la vibración adecuada, entonces podemos manejarla…

Basado en notas de Demetrio Santos

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: