¿Cómo nos llevamos con nuestras creaciones?

¿Cómo nos llevamos con nuestras creaciones?

¿El creador en conflicto con su obra? Un ejemplo podría ser la relación que Borges tenía con sus propios libros. En palabras de su viuda, la escritora y profesora argentina María Kodama: 

-¿Los de él, los escritos por él? No los quería, no los tenía en su biblioteca. Cuando publicó la obra completa le dijo a la madre —yo estaba presente—: “Madre, aquí te traigo mi obra completa. Que no salga de tu cuarto. Si lo veo fuera de tu cuarto, lo tiraré”.

Resulta curiosa la relación que tenía con aquello que había creado. ¿Sería posible pensar que Borges trataba de evitar que los contenidos plasmados en su obra -y por tanto cristalizados- bloquearan su avance posterior?

Un maestro muy sabio me mostró una genialidad que puede explicar esa actitud. Me dijo: “Una vez ves tu libro publicado ya no es tuyo; se convierte en un objeto extraño. Como el mental es un tramposo, hay que idearse algunos trucos, como solo dar importancia al aquí y ahora”

Al margen de Borges, creo que nuestra creatividad es un universo complejo. Puede que nos suceda como al color del camaleón, que depende o es interpretado, en función del contexto en el que vivimos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: