Carta de unos padres divorciados a su hijo

Carta de unos padres divorciados a su hijo

Te pedimos disculpas, querido hijo nuestro. Fue muy difícil optar por romper nuestra pareja, sabiendo lo importante que es para ti la unión de tus padres.

Sentimos que tengas que pasar por tantos molestos cambios. Aunque al principio te parezca muy difícil, pronto te adaptarás. Dos casas, nuevos hábitos, traslados, maletas, momentos de echarnos de menos, momentos de distancia, emociones difíciles de exteriorizar y compartir.

Te pedimos disculpas por tantas preguntas que pasarán por tu mente. Puede imagines en tu interior algo como una torre que se derrumba, la torre del “ideal de una familia unida para siempre”. Sabemos que puedes sentirte inseguro y frágil.  Puede que alguna vez te den muchas ganas de llorar, que sientas miedo, vergüenza, e incluso culpa, aunque no seas tú de ninguna manera el responsable de nuestra separación.

Nos duele si en tus sueños alguna vez aparece la fantasía de nuestra reconciliación, seguida del desengaño. Nos duele si al compararte con otros niños, cuyos padres estén juntos, te sientas en inferioridad, aunque no sea así.

Quisiéramos escucharte, que expreses toda tu carga de dolor; acompañarte y ayudarte a liberar todos esos pensamientos y sentimientos que a veces pueden pesarte demasiado. No los lleves solo. Estamos disponibles para ti.

Quisiéramos  que toda esta experiencia te transforme en un niño poderoso y seguro. Quizás más adelante sabrás que el amor a ti, a los hijos, tiene que ver con tomar decisiones como el divorcio. A favor del respeto a uno mismo, la coherencia, la autenticidad y la honestidad, aunque con ello se pague la cara factura del dolor de los hijos. Preferirás este modelo de padres que otro que no afronten el fin de la pareja y sigan unidos cargando sobre los hijos la responsabilidad de su infelicidad.

Desde que te concebimos somos y seguiremos siento tus pilares seguros y tus trampolines para que saltes a la vida que te espera por vivir. Quisiéramos que en el interior de tu corazón sintieras intacto por siempre nuestro amor. Hoy nos separamos, pero ten por cierto que nuestra unión tuvo el mayor de los sentidos: que tú, nuestro precioso niño vinieras a este mundo. Dibújanos en tu corazón como una nueva familia. Dibújanos más unidos a ti que nunca, querido hijo nuestro.

Papá y mamá

 

Carmen Guerrero

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: