¡Bienvenido al trastero!

¡Bienvenido al trastero!

Esa habitación en la que casi nadie es consciente de lo que hay. Donde se suelen acumular todo tipo de objetos, libros, apuntes y un largo etc. de los que podríamos prescindir perfectamente. Durante mucho tiempo este lugar ha sido como el depósito donde va a parar lo que no tiene uso en la casa pero tampoco nos hemos atrevido a tirar, regalar, vender ni reciclar. 

Sin duda se necesita mucho valor, y también algo de tiempo, para intentar ordenar este espacio considerado como “imposible”. Una habitación que puede tener cualquier tamaño y situarse en cualquier lugar de la casa. Desde debajo de la escalera, en un altillo o incluso en un pequeño sótano. Lo que la hace tan extrañamente especial es que nunca la mostraríamos a nuestros invitados. 

Uno de los objetivos, si queremos poner algo de orden, podría ser deshacernos de aquello que lleva años allí ocupando un espacio sin ninguna otra finalidad conocida. Dependerá mucho del tamaño de este “inconsciente” para que podamos organizarlo rápidamente o necesitemos tomárnoslo con calma.

Como lo difícil es comenzar, podríamos dar el primer paso, para que hoy mismo salga de aquí alguno o varios de sus ocupantes de los que no conocemos ni su oficio ni su beneficio.

Y mañana será otro día.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: