El universo de los “perversos narcisistas”

El universo de los “perversos narcisistas”

Un artículo del Mundo refleja muy bien su enorme peligrosidad. Este es un breve extracto del mismo:

Son seres muy muy dañinos, capaces de devastar por completo a sus víctimas. De cara a la galería suelen dar buena imagen, pero con sus presas resultan absolutamente demoledores.

Están en todos lados: en la oficina, en el puesto de trabajo, en los colegios, en el hogar…

Tienen la necesidad, la capacidad y el placer de protegerse de sus propios conflictos internos con el peculiar método de machacar a otra persona.

El perverso narcisista es alguien que utiliza el vínculo familiar, profesional, académico o amoroso para someter al otro.

Son personas frías, que no conocen la culpabilidad y que no dudan en señalar a los demás como responsables de todas sus desgracias.

No soporta sus propios conflictos internos y se los endosa a otro. De hecho, la palabra perversión proviene del latín per vertare, un término que significa invertir, cambiar el sentido.

Su comportamiento cambia en función de las personas que les rodean y del contexto en el que se encuentren. En sociedad despliegan sus encantos y suelen parecer amables, sobre todo, si con eso esperan lograr algo a cambio.

Pero, con su presa, toda esa amabilidad se evapora y se transforma en resentimiento. No tienen nunca en cuenta sus sentimientos ni necesidades, salvo para utilizarlos con el objetivo de manipularla y conseguir machacarla.

Los perversos narcisistas son expertos en utilizar los dobles sentidos, en manipular conceptos y en darle dialécticamente la vuelta a la tortilla.

La comunicación paradójica es otra de las armas favoritas de los perfectos narcisistas.  Los típicos: «Te quiero, pero no te soporto», «Quiero dejarte, pero no puedo vivir sin ti», etcétera, etcétera.

¿Qué hacer ante uno de ellos?: poner distancia de inmediato, sin darse más plazo.

«El perverso está enfermo, nunca podrá funcionar de otra manera. El mejor regalo que podemos hacerle es dejarle», sentencia Bouchoux.

3 Comentarios

  1. Anónimo 7 meses hace

    Que hay hacer? Abandonar a todas la almas heridas y que se pudran, total ” nunca podrá funcionar de otra manera” ?.

  2. Natai 7 meses hace

    Al contrario, no está enfermo el narcisista. Si lo estuviera podría revertir los aspectos perversos de su personalidad. Es un tipo de personalidad “particular”.
    Cuando te cruzas con alguno es mejor evitar el contacto. A veces es imposible, por el trabajo. Pero el narcisista sabe si sos una víctima potencial, si no obtiene de vos el suplemento no te va a dar demasiado problema.

  3. Anónimo 7 meses hace

    Hola,
    Vivi con alguien asi durante 3 años, era una verdadera pesadilla… al final le dije aprendi mucho, gracias, perdoname y segui mi camino… obvio me llevo dos años de recuperación…Fue al fin una experiencia llena de aprendizaje.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: