Unicornios, arco iris y pajaritos de colores. Maldito optimismo.

Unicornios, arco iris y pajaritos de colores. Maldito optimismo.

Solo leer ese título, “Unicornios, arco iris y pajaritos de colores”, se nos frunce el ceño. “¡Maldito optimismo!”, dice una parte de nosotros que padece cada vez que las esperanzas, las expectativas y las ilusiones se ven frustradas.

¿Es una opción acertada dejarnos llevar por el idealismo? ¿Funciona caminar por la vida con la bandera del “todo va a salir bien” a lomos de un unicornio?

Parece que no siempre. Pero, el aferrado pesimismo nos atrapa el espeso pantano de la inseguridad. ¿Tirarnos sin paracaídas entre pajaritos voladores ? ¿empantanarnos en la inseguridad?

¿Y si pudiésemos guiarnos por la brújula de la sensación que viene de las tripas para tomar el camino de. la esperanza o el de la prudencia?

Ni idealismo a ciegas, ni rígida negatividad. ¿Seguimos el camino de la intuición?

Carmen Guerrero

1 Comentario

  1. Paco Bou 1 mes hace

    Entre el optimismo ciego o el pesimismo más recalcitrante prefiero el camino del medio. Dejar de escuchar cantos de sirena y también a los agoreros para buscar nuestro propio camino ayudados por esa herramienta mágica que todos tenemos -algunos algo olvidada- que es la intuición. ¡Genial!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: