Una entrevista radiofónica sobre metagenealogía, psicochamanismo y psicomagia.

Una entrevista radiofónica sobre metagenealogía, psicochamanismo y psicomagia.

Estrella Solano Fuentes (1965) e Ignacio Dorado Palas (1966), han abandonado por un día la consulta para tratar de difundir algunos de sus conocimientos. Hoy acuden como invitados a un programa de radio donde serán entrevistados. El tema sobre el que girará la conversación es el de la metagenealogía, el psicochamanismo y la psicomagia.

Ignacio se ha desplazado de buena mañana hasta la capital, usando el puente aéreo, donde va a encontrarse con su compañera antes de acudir a la radio. Se han comprometido a dar respuesta a 21 preguntas, donde tratarán de ser claros y breves.

Pasemos directamente a la entrevista, a la batería de preguntas:

1.- ¿Qué es lo que ofrece esta terapia?

Estrella: El arbolismo no es una terapia. Ofrecemos informaciones relevantes de su árbol genealógico para que cada persona pueda hacer su trabajo.

2.- Habla de informaciones relevantes sobre nuestras familias ¿Cuál es la esencia de ese trabajo?

Ignacio: Parece ser que la familia, la cultura y la sociedad en la que vivimos nos crean un destino que puede oponerse a lo que en realidad queremos hacer con nuestra vida. Como arbolista trataré de darle una información que su árbol genealógico le ha ocultado y que puede resultar fundamental para su vida y lo haré en pocas sesiones.

3.- ¿Qué herramientas usan con los pacientes que se acercan a la consulta?

Estrella: No les llamamos “pacientes”, sino “consultantes”, pues con la primera denominación encasillamos a la persona que viene a visitarnos dentro de un molde de padecimiento que consideramos “peligrosa”, en cuanto a que el que padece se acomoda más que el que consulta, posición mucho más dinámica.

4.- Si yo entrara en la consulta ¿Qué es lo primero que me preguntarían?

Ignacio: En el primer contacto, que puede ser telefónico le propondríamos un trabajo de investigación sobre su árbol genealógico hasta la altura de sus bisabuelos y le daremos un tiempo para que la busque. Pero la pregunta clave es su finalidad en este momento de su vida. La respuesta que nos da después nos sirve de guía.

5.- ¿Preguntar por la finalidad es lo mismo que preguntar por los deseos del consultante?

Ignacio: Si te planteo que soy un mago y que voy a concederte tres deseos, cuando los verbalices estaré observando tu nivel de conciencia:

-Los deseos más primarios (sexo, comida, etc.) se sitúan en el nivel más bajo, el de la consciencia animal.

-Deseos relacionados con el juego y el entretenimiento van de la mano de una conciencia infantil, el siguiente escalón.

-Encontrar pareja podría ser un deseo asociado al nivel de conciencia romántico.

Estrella: Otra forma de preguntar lo mismo que nos gusta a algunos arbolistas es: ¿qué harías durante veinticuatro horas si te hicieses invisible?

6.- ¿Cómo pueden solucionar las crisis vitales en pocas sesiones? ¿Cómo lo enfocan?

Estrella: Los consultantes vienen en crisis y en lo más profundo de ellos late un diamante. Lo que varía de uno a otro es el barro que lo cubre, la basura que dejaron sobre ellos sus árboles genealógicos, la sociedad y la cultura, impidiéndoles mostrar al mundo toda su luz y toda su belleza. La tarea del arbolista es colaborar en la limpieza.

7.- ¿Cómo se conocieron tus padres? Tengo entendido que esa es una pregunta que se formula muchas veces en esta disciplina.

Ignacio: En realidad no hay ninguna pregunta que sea inocua, todas responden a una necesidad. En este caso cuando el consultante responde con frases que indican que el encuentro no fue especial…es porque en realidad sus padres no se querían. O tal vez le transmitieron a él esa imagen. En cualquier caso si no vio amor, el hijo tampoco va a saber amar, será algo que desconoce porque no lo ha visto.

Parece ser, a riesgo de equivocarnos, que cuando uno encuentra a su pareja hay algo que se sale de lo normal… Por ejemplo, ese día fuiste a un sitio al que nunca habrías ido en condiciones normales.

8.- ¿Qué le diría a un chico que se encuentra en una situación como la que acaba de describir?

Ignacio: No se puede generalizar, hay que conocer el caso en profundidad. En principio, es posible que el joven diga que sus relaciones siempre son cortas, que no consigue estabilidad afectiva, es el reflejo de lo que vivió como niño. Y con total seguridad, es posible que lleve unas defensas muy altas.

Para poder encontrarse, tendría que realizar un acto psicomágico de reconocimiento social, donde se mezclara la valentía y la belleza. Por ejemplo, desnudarse frente a un auditorio de muchas personas y dar una vuelta por la sala al tiempo que recibe los aplausos de la gente.

9.- Vosotros partís para el análisis metagenealógico de una serie de datos sobre los antepasados ¿qué sucede si hay lagunas, si no se conocen dichos datos?

Estrella: Es un hecho frecuente en nuestros consultantes que no sepan nada en absoluto, o muy poco, sobre algún miembro de su familia, o de varios. Debemos entonces distinguir si esa ausencia de conocimiento se debe a las típicas resistencias para no salir de donde se está, o en realidad ha habido un corte de comunicación entre dos generaciones, con lo que a las siguientes nos les llega ese río de datos tan valioso para construir el árbol. Ambas opciones en sí mismas son fuente de información, aunque parezca paradójico.

10.- ¿Puede explicar mejor por qué la falta de información es una valiosa fuente de información?

Estrella: Pondré dos ejemplos. En el primer caso, tenemos delante a una persona que quiere curarse, ese es el mensaje de quién no colabora. El devolverle ese mensaje abre un nuevo diálogo: ¿por qué no quieres sanar? En el segundo caso, hay unos hijos que cortaron emocionalmente con sus padres y puede que no sepan luego ser padres, les falta esa información.

La radio está sujeta a la publicidad, un momento que los arbolistas pueden usar para descansar y relajarse. Diez minutos que pueden ser utilizados para bromear fuera de la “dictadura” de los micrófonos…

11.- Empecemos el segundo y último bloque: ¿Podrían plantearme una pregunta que me obligue, a mí y a todos los que nos escuchen, a la reflexión sobre este tema de la metagenealogía?

Ignacio: Ahí va una difícil. ¿Cuál es la mayor herida de nuestro árbol genealógico? Debemos tener en cuenta de que es posible que llegáramos al mundo para tratar de reparar una de esas heridas.

Le pondré un ejemplo, imagine que lleva un nombre compuesto de dos tíos que murieron a temprana edad. En ese caso va cargando con dos “fantasmas” de su árbol genealógico que impedirán que usted se realice, que sea libre. Lo tuvieron para reparar una doble herida. Y permítame que le diga que lo mejor que puede hacer en ese caso es cambiarse de nombre, salirse de la locura que proyectaron sobre usted.

12.- A qué se refieren cuando dicen: ¿El nudo que padezco es lo que faltó en el árbol?

Ignacio: La familia nos pone el mismo nombre que tiene nuestro padre y nuestro abuelo. En realidad lo que ocurre es que no nos ven, no nos dan una existencia real, a cambio nos ofrecen un nudo narcisista. Y a partir de ahí empezaremos a repetir los destinos de esos familiares como si se tratara de fotocopias…

13.- ¿Y cuando el nombre es de un artista de cine o de una flor?

Estrella: Todo lo que nombras adquiere las cualidades de ese nombre. Si llamas a tu hijo como el protagonista de una película que te gustó, puede que ya tenga el guión de su vida escrito o condicionado.

14.- Creo que a todos los oyentes, futuros padres y madres, les gustaría saber qué camino tomar para escoger el nombre de sus hijos.

Estrella: Primero les diría que no pensaran en ningún nombre que exista ya en el árbol de la madre ni del padre, ni en ninguno semejante, pues a veces se repiten nombres camuflándolos. Segundo, les aconsejaría que estuviesen atentos durante el embarazo, pues a veces les llega un nombre al padre y a la madre a la vez y esa es la mejor señal de que es el nombre justo. Tercero, es importante, si durante la gestación no ha pasado lo anterior, que lo decidieran una vez el bebé ha nacido, pues él mismo puede transmitir a los padres el nombre que desea de alguna manera mágica. Y finalmente, en cualquier caso, que no eligieran el nombre del bebé desde el intelecto, sino con desde la intuición. Lo importante es respetar la individualidad del hijo, su infinita capacidad de ser todo lo que puede ser y no empezar a ponerle límites con el nombre nada más nacer.

15.- ¿En qué se distingue esta corriente metagenealógica Jodorowskyana, de las demás disciplinas que también encuentran las raíces de los conflictos en el árbol genealógico?

Estrella: Hay muchas diferencias y la respuesta a esta pregunta daría para una larga conferencia, algo alejado de lo que se pretende en esta entrevista. Pero te voy a dar dos claves distintivas: la primera es que nuestra forma de abordar el estudio del árbol genealógico es desde el arte, somos arte-sanos, no hay un método estructurado para sanar. El arbolista trabaja desde su yo intuitivo, hay un acercamiento vital y hasta físico hacia el consultante y es eminentemente creativo. La segunda viene dada por lo que llamamos psicomagia, como forma de abordar los conflictos detectados en el análisis del árbol genealógico. Una vez detectados los nudos del árbol, sus heridas y sus huellas, estos son tratados a través de actos simbólicos que recomendamos a los consultantes, para que llegue a su inconsciente el mensaje que en cada caso sea preciso, en su mismo “idioma” el de la metáfora.

16.- ¿Es suficiente con un acto psicomágico?

Estrella: Yo diría que en la mayoría de los casos hacen falta varios actos, porque son varios los mensajes a transmitir, pero depende mucho del nivel de conciencia del consultante y del grado de afectación en que se encuentre respecto a sus conflictos.

Quería añadir a la pregunta anterior que ninguna corriente es mejor que otra, hay que tomar de cada una de ellas lo que sea útil para una persona en concreto y para un momento concreto. Es mejor estar abiertos a todo lo que nos pueda aportar algo en el camino de la sanación.

17.- Perdonen que insista, pero es inevitable que nuestros oyentes se estén preguntando cuál es el mejor camino ¿Este que ustedes proponen basado en las enseñanzas de Alejandro Jodorowsky, el de Anne Ancelin Shützenberger,  el de las constelaciones de Bert Hellinger, etc?

Ignacio: Dicen que la verdad no puede estar contenida en una sola cabeza. Incluso si ahora nos propusiéramos viajar a París, son muchos los caminos por los que podemos llegar hasta allí. Usted me pregunta ¿cuál es el mejor?

Personalmente no creo que sea bueno observarlo como si se tratara de una competición. Creo que es mejor compartir que competir. Cada camino tiene sus puntos fuertes y supongo que también sus desventajas. En el fondo una cuestión de sensibilidad, de decidir uno mismo aquella herramienta que le es más útil en este momento de su vida.

Siempre deberíamos plantearnos: ¿esto me está entreteniendo o curando?

18.- Habláis a veces de solucionar problemas del árbol y habrá oyentes que se pregunten cómo repercute en el resto de la familia el que uno sólo de sus miembros, los solucione por medio de la metagenealogía.

Estrella: Esa me parece una buena pregunta. Para entenderlo hay que saber que existe lo que llamamos inconsciente familiar, el que compartimos todos los miembros del árbol. Éste es como un organismo vivo y como tal, todas sus células están interconectadas, de tal manera que si una sufre una disfunción o una lesión anatómica, todas las demás la padecen y del mismo modo si recupera la salud, esto repercute igualmente en el resto del organismo.

19.- ¿Y se ha comprobado frecuentemente en la práctica?

Estrella: Fenomenológicamente es así. Existen en nuestra casuística y en la de otros colegas, innumerables ejemplos en los que el éxito de un buen acto psicomágico efectuado por cualquier miembro del clan, hace cambiar a otros que viven incluso a kilómetros de distancia de éste y sin haber comunicación alguna entre ambos. Estamos convencidos de que hay conexiones.

20.- Ahora una pregunta difícil ¿Podría expresar en pocas palabras cuál sería la  mirada metagenealógica a los trastornos psiquiátricos?

Estrella: de nuevo la fenomenología metagenealógica arroja datos a tener en cuenta, pues nos viene a decir que tres generaciones de neuróticos crean un psicótico. Sabemos que la diferencia fundamental entre la neurosis y la psicosis es el índice de realidad de ambos. Un neurótico sufre por ser consciente de la realidad y un psicótico hace sufrir por su inconsciencia respecto a la realidad.

Digamos que el contenido del delirio psicótico es un relato metafórico del núcleo patógeno de su árbol. Él,  realiza como en un sueño, por medio de esas excéntricas escenas que representan, lo que en generaciones ha estado prohibido expresar. Tanta represión eclosiona en delirio.

Bueno, ¿me dijo en pocas palabras?

21.- Esta es la última pregunta, para cerrar, me gustaría que transmitieran a los oyentes los primeros pasos de un arbolista en la consulta

Ignacio: En el inicio del contacto con el consultante, el arbolista analiza el estado en el que llega, para ajustar su ayuda a dicho estado. El nivel uno, es de resistencia total; nivel dos, cuando el sufrimiento como empuje para la transformación; nivel 3, cuando ya está saliendo del sufrimiento; nivel cuatro, cuando ya salido y está buscando finalidades.

Estrella: Y a continuación viene la primera pregunta que un arbolista hace al consultante: “¿Cuál es tu finalidad en la vida?” y si éste no conecta bien con esta formulación, la sustituye por otra. Por ejemplo:  “¿Qué es lo que todavía no has conseguido?”, “¿Qué te gustaría conseguir en la vida?”, “¿Hacia donde vas?”. La finalidad, como un oroboro, es el inicio y el final de la labor de los artistas del árbol.

La radio tiene el tiempo absolutamente controlado. No hay tiempo para más, tan solo para despedir a los arbolistas que hoy han tratado de dar difusión a una forma todavía poco conocida de abordar los problemas.

A %d blogueros les gusta esto: