Un acto psicomágico no puede ni ser fácil, ni gentil, ni poético-cursi; debe ser tremendo. Alejandro Jodorowsky

Un acto psicomágico no puede ni ser fácil, ni gentil, ni poético-cursi; debe ser tremendo. Alejandro Jodorowsky

Alejandro Jodorowsky: He recibido, casi al mismo tiempo, sus pedidos de ayuda firmados con nombres tomados de los Evangelios, Mateo y Magdalena. No sé por qué (no soy un científico sino un artista, por lo cual utilizo muchas veces la intuición, confiando en que mi inconsciente sabe lo que hace), algo me dice que ustedes deberían conocerse y formar una pareja. Ambos tienen problemas para expresarse. Desbloquearse gracias a una terapia tradicional requiere meses, por no decir años. Si quieren, mediante un acto de psicomagia, reventar la cárcel del ego, donde los ha sumido la familia, la sociedad y la cultura, este acto no puede ni ser fácil, ni gentil, ni poético-cursi; debe ser tremendo. Algo que los extraiga de sus mentes lógicas, que les haga hacer algo que nunca hicieron, que rompa los diques de su moral, en fin, que los convierta en héroes de su propia vida. Es por esto que mis consejos pueden parecerles dados por un loco. Y en esto hay algo de cierto: nuestro inconsciente , al ser visto desde la razón, aparece como un monumental loco. Solo transitando por el camino de la sana locura se llega a la salud mental.
MATEO:
Querido Alejandro, creo que tengo un bloqueo ya insuperable: no consigo aprender idiomas, en particular inglés. Al principio pensé que era porque no me empeñaba bastante, pero después, cuando comencé a necesitar los idiomas para trabajar y viajar, a pesar de todos mis innumerables esfuerzos (cursos, películas en lengua original, etc.) no consigo aprender casi nada. No sé qué elementos de mi vida darte para explicarlo, creo ser bastante inteligente y con la curiosidad necesaria para querer descubrir cómo comunican otros pueblos, pero no lo logro. Intenté con los tarots, pero la única impresión que me dieron fue que me parece estar como El Colgado: siempre lo vi maniatado, con un pie bloqueado y, sobre todo, mudo. Lo único que sabe hacer es debatirse o balancearse, tratando de cortar inútilmente la soga inamovible, pero es incapaz de comunicar. Espero que tú puedas ayudarme.

RESPUESTA:
Querido Mateo, la carta “El colgado” del Tarot, puede interpretarse como si el personaje fuera un feto, amarrado al cordón umbilical, incapaz de nacer, preso para siempre dentro del vientre de su madre. Así estás tú, encerrado en un solo idioma, en la “lengua madre”. En alguna forma, tu madre no ha querido parirte, ha querido guardarte para siempre junto a ella. Tú, cuando eras un feto, grabaste en tu memoria fetal la tal orden. Para ti, aprender otros idiomas es abandonar y traicionar a tu madre… Si quieres aprender inglés, copia en pequeños pergaminos algunas frases en inglés, enróllalos e introdúcelos en la vagina de una prostituta disfrazada con ropas de tu madre, portando una camiseta con su fotografía impresa. Luego entierra esos rollitos en una maceta, planta sobre ellos un vegetal con flores y guarda la maceta en el lugar donde comes.

MAGDALENA:
Querido Alejandro, siento dentro de mí una gran inquietud, una fuerza que no consigo manejar como debería. Cada vez que me dejé arrastrar por ella dejé a todos maravillados, haciendo cosas que no se esperaban de mí, mientras yo sentía haber secundado mi verdadera naturaleza, aunque las consecuencias fueron fuertes, a nivel emotivo. El hecho es que la mayoría de las veces este empuje, este tumulto, calla; pero aunque esté hundido en el inconsciente yo sé que está presente. Hay situaciones, lugares o experiencias en las que consigo utilizar esta inquietud, colaborar con ella, pero mucho más a menudo estoy como bloqueada, y sé que si pudiera desbloquearme podría hacer mucho más, o, por lo menos, me sentiría mucho más libre. ¿Cómo puedo “desbloquearme”?

RESPUESTA.

Querida Magdalena, para desbloquearte, si no quieres pagar durante algunos años a un psicoanalista, emprende, durante tres meses, una serie de estudios que te voy a aconsejar. Primero que nada, inscríbete en un club de tiro. (Con armas verdaderas). Aprender a disparar no solo con pistolas sino también con una ametralladora. También ve a un curso de canto: no para que te conviertas en una cantante profesional sino para que tu voz se una a tus ovarios, en lugar de estar unida ya sea a tu cerebro o a tu corazón infantil. Agrega a esto un curso, dos veces por semana, de danza del vientre. Esos movimientos sensuales permitirán que tu energía creativa circule y se exprese. Cuando tengas que asistir a una reunión donde debas afirmar tu personalidad por medio de la palabra, al revólver que te aconsejo guardar siempre debajo de la almohada o colgando de la cabecera de tu lecho, lámele el cañón como si lamieras un sexo viril. Tu lengua adquirirá la fuerza necesaria.

Querida Magdalena, querido Mateo: Mis dos amigos. les voy a enviar sus direcciones. El azar hace bien las cosas: viven en el mismo país y en la misma ciudad. Encuéntrense frente a la puerta de un hotel. Hablen sólo inglés. (MAgdalena y MAteo, al unirse, se liberarán de su MAMÁ).

El arte de sanar