Todos los que le preguntaban por el futuro temían por su presente.

Todos los que le preguntaban por el futuro temían por su presente.

Madame Amulette presagió que se quedaría sin poderes. Y así fue. Al igual que siendo niña predijo que iba a ser vidente antes de que lo fuera.

Ahora madame Amulette no puede leer en ninguna mano las líneas del futuro, pero ha aprendido a leer entre líneas el presente.

A %d blogueros les gusta esto: