Toda experiencia extrema te despierta la conciencia.

Toda experiencia extrema te despierta la conciencia.

Vives tan intensamente el presente…¡que no hay cansancio! ¡Cansa muchísimo más la rutina! El riesgo euforiza e insufla vida a la vida.

¿Hace aquí apología del riesgo?

Sí. ¡Toma riesgos! Crecerán tu creatividad y rendimiento, y descubrirás capacidades insospechadas en ti. Fuerza tus límites… o si no, considérate muerto.

¿Volaremos un día en aviones solares?

Es mi sueño. A mi generación le toca conseguir que las siguientes tengan calidad de vida sin dañar el medio ambiente, eso intento.

¿Cómo se le ocurrió lo del avión solar?

Fue al terminar mi vuelta al mundo en globo con el Orbiter III.

¿Dio la vuelta al mundo en globo?

¡He sido el primero en conseguirlo! Fue en 1999. Les gané la partida a Branson y a Fosset, que pretendían lo mismo.

¿Y qué decía que le pasó al terminar?

Que me hizo sufrir mucho el poco gas que me quedaba, que casi se me termina poco antes del final, ¡y ahí me prometí a mí mismo que un día lograría dar la vuelta al mundo sin recurrir a combustible alguno!

Y lo ha hecho… ¿De dónde le vienen tantas ganas de aventura?

Lo llevo en la sangre. Mi padre y mi abuelo han sido exploradores, y han sido mi ejemplo, mis grandes maestros.

¿Qué exploraron?

Mi padre fue el primer hombre en explorar en batiscafo las profundidades de la Fosa de las Marianas, en el océano Pacífico, en 1969.

¿Y su abuelo?

Mi abuelo fue el primer hombre en alcanzar la estratosfera en globo, en el año 1931.

Extracto de una entrevista con Bertrand Piccard, primer hombre en circunvalar la Tierra en un avión solar. Fuente: La Vanguardia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: