Tenemos la capacidad innata de escuchar la vida y alinearnos con sus mensajes. Josep Soler.

Tenemos la capacidad innata de escuchar la vida y alinearnos con sus mensajes. Josep Soler.

Josep Soler Sala es conferenciante internacional, lidera el proyecto Aventura del Ser y es promotor de UNISI orientado a la investigación de las relaciones Mente-Cuerpo-Ser desde el área de PNL y Neurocoaching. Es titulado en Ciencias Empresariales y Administración por la Universidad de Barcelona y profesor por la Asociación Española de PNL y de Hipnosis Moderna.

Se dedicó a los negocios y los deportes hasta que un intenso dolor en el cuello y hombro, diagnosticado como crónico, interrumpió todas sus actividades. Esto le llevó a profundizar en varios enfoques orientales hacia la salud y la vida: Medicina China, Yoga, Budismo, Taoísmo, Tantrismo de Cachemira y Vendanta No-dual; también le llevó a investigar las relaciones mente-cuerpo-ser inspirado por un curso donde se mostraba un diccionario corporal.

El intenso dolor desapareció sin dejar huella al cuarto día de su viaje a oriente. Al regresar de ese viaje, su proceso de transformación le llevó a escribir. Fue recopilador y coautor del Bestseller “La Medicina del Alma” (2001) y también de “Contando con tu Alma” (2003); en el año 2015 publicó El Lenguaje del Alma, el arte de escuchar la Vida, actualmente en 3º edición, todos publicados por GAIA Ediciones.

Josep ha acompañado procesos de despedida a lo largo de su vida. En 1999 acudió como voluntario a Nicaragua después del huracán Mitch. En 2004 fue voluntario en el centro de recogida de moribundos de la Madre Teresa en New Delhi. En el año 2008 fue voluntario en el área paliativa del hospital de la Santa Creu de Vic. Forma parte del programa europeo Death and Dying, -lo que Josep llama la Culminación de la vida: la vida es un proceso de realización y lo que percibimos como “muerte” es la culminación de ese proceso, un tránsito hacia lo Uno.

De 2004 a 2006 colaboró con la Universitat Blaquerna de Barcelona, impartiendo cursos relacionados con el bienestar, la respiración y la relajación. En 2007 estableció una colaboración con el Benson-Henry Institute for Mind Body Medicine de Boston. También colaboró con la Universidad San Sebastián (Puerto Montt, Chile)

Actualmente acaba de ser publicado su último libro La Numerología del Ser, Los 9 Caminos de Retorno a la Unidad (GAIA Ed.). Imparte cursos de Aventura del Ser y Lenguaje del Alma en España, Canada, EEUU, Mexico, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Peru, Brasil, Argentina, Chile, Alemania, Polonia y Francia. Desde hace más de 20 años ha acompañado en directo a más de 10.000 personas a reconectar con sus dones y plan de vida, con impacto en su vida personal y profesional, a partir principalmente de las experiencias que vivían como “negativas” y/o con sufrimiento, y transformándolas en fuente de sabiduría.

Y se introdujo en el arte de escuchar la vida

Somos los artistas creadores de nuestra vida y de nuestro cuerpo. Creamos nuestra realidad conscientemente y, en parte, también de forma inconsciente, ya que nadie crearía voluntariamente ni una situación desagradable en su vida, ni un dolor en su cuerpo.

Como artistas que desconocen su arte…

Así es, ya que ¿cómo es posible que queramos que ocurra algo y finalmente ocurre otra cosa?

¿Y?

Tú eres el artista, ocurre porque estamos desalineados. Las cosas que pasan nos dan la oportunidad para alinearnos en cada momento.

Alinearse con lo que ocurre

Somos los creadores de lo que ocurre y uno esta alineado cuando todos sus cuerpos apuntan al mismo lugar o van en una misma dirección. Cuando piensa (Cuerpo Mental), siente (Emocional), dice (Energético), actúa (Físico) en una misma dirección y con pleno sentido (Cuerpo Espiritual). Podemos imaginar este sistema de cinco cuerpos como si fueran la serie de muñecas rusas y se alinean cuando la persona vive en coherencia con su ser.

Por tanto, cuando nos alineamos…

Cuando estamos alineados se manifiestan con facilidad nuestros deseos y objetivos, es lo que aparenta estar de suerte y además sentimos bienestar en el cuerpo.

¿Creamos nuestra realidad, cómo?

La estructura de los cinco cuerpos nos permite comprender como creamos nuestra realidad. Una intervención en el cuerpo superior tiene efecto en todos los interiores. Recuerda la metáfora de las muñecas rusas. Por ejemplo, para que me sienta emocionalmente mal ante algún hecho, antes he tenido que nombrar y crear lo que ha ocurrido en mi vida de forma negativa, por ejemplo nombrar algo como “una desgracia”. Tenemos la capacidad de nombrar un mismo hecho te maneras totalmente diferentes. Yo puedo nombrar algo que ocurre en mi vida, la finalización de un contrato de trabajo, como una desgracia o una oportunidad. No hay nadie allá fuera que hace eso por mi, es mi poder sobre mi vida y también mi responsabilidad en la creación de mi vida. Y obviamente si nombro lo que ocurre como una desgracia, no tengo más remedio que sentirme emocionalmente mal. Así creo mi estado de ánimo constantemente. Asistió a uno de mis cursos en México una mujer que decía arrastrar un esta de desánimo y depresivo desde hacía años. Cuando se dio cuenta de cómo su cuerpo mental –sus pensamientos- creaban cada día desde por la mañana temprano su estado depresivo y pesimista sobre la vida, lo empezó a soltar. Durante el curso vivió un despertar, un proceso de darse cuenta de una cosa tras otra y recuperó su alegría natural.

Interpretamos la realidad sin darnos cuenta…

Así es, observar las cosas que nos ocurren en nuestra vida, nos ayuda a darnos cuenta de cómo interpretamos y creamos nuestra realidad.

¿Qué podemos hacer para estar alineados?

Escuchar por dentro y por fuera, empezando por tu voz interior, tu intuición y, externamente, las sincronías que aparecen en tu vida, lo que aparentan coincidencias, para disfrutar de los regalos que la vida te brinda.

¿Se trata de escuchar entonces más allá de lo que estamos acostumbrados?

Así es, y para que esta escucha sea más sencilla distingo entre dos niveles de llamada, la suave y la intensa.

¿Y si no estamos alineados y no escuchamos?

Cuando no estamos alineados, nuestros objetivos, deseos, resistencias y miedos apuntan hacia distintos lugares. Cuando pensamos una cosa mientras sentimos otra y aún decimos otra distinta para hacer otra diferente, estamos desenfocados y enviamos nuestra intención en distintas direcciones. El resultado es generar caos a nuestro alrededor en lugar de manifestarse con facilidad nuestros deseos, y además nuestro cuerpo físico soportará tensión.

Así, si las cosas no nos van bien es porque no estamos alineados.

Las llamadas suaves son las que se manifiestan como contratiempos, obstáculos, pérdidas y dificultades. Si crees que deberías hacer una cosa y estás haciendo otra, notarás una tensión o sensación incómoda en el cuerpo. Es como si la cabeza tira del cuerpo hacia un lado, las piernas van en otra dirección, la energía está desenfocada, el estómago está revuelto y el corazón percibe el conjunto con desasosiego. Nuestro cuerpo tiene cierta resistencia física; por tanto, la tensión ignorada o mantenida en el cuerpo más allá de su aguante dará lugar a molestias y síntomas, que son señales que el cuerpo envía para que le demos atención. La llamada pasa de ser suave a intensa porque nos hemos excedido pidiendo al cuerpo más de lo que podía dar de forma saludable.

Las llamadas intensas.

Que son las que transmiten poderosos mensajes a través de molestias, sensaciones físicas o de emociones aparentemente fuera de control. Cada parte del cuerpo tiene un propósito que está relacionado con el entorno, por tanto, las distintas cosas que suceden en nuestro entorno, afectan o impactan en las diferentes partes de nuestro cuerpo.

¿Cómo lo descubrimos?

Cuando imagino el futuro el cuerpo lo vive como si fuera ahora, lo mismo sucede cuando recuerdo el pasado, el cuerpo también lo vive en modo ahora. Por ejemplo, cuando me estoy comiendo una fruta, el cuerpo reacciona generando saliva y preparando el sistema digestivo. Lo mismo sucede si imagino que estoy comiendo una fruta; los mismos circuitos neurológicos se activan, reaccionando el cuerpo de la misma manera. Para el cuerpo es real lo que imagino, es decir cuando lo imagino lo hago real. Ahora piensa en lo que le ocurrirá a tu cuerpo cuando te digas a ti mismo: “esto no lo puedo digerir” o bien, “esto no lo puedo tragar”. El cuerpo reaccionará estimulando el sistema digestivo. Hablo de estimulación, aunque si persisto en mi empeño, si continuamente me digo “esto no lo puedo digerir” mi sistema digestivo puede empezar a enviar señales, con el propósito de que me dé cuenta de lo que estoy creando y evolucionar a través de ello.

¿Y?

Si hay una parte de tu cuerpo que está enviando una señal eso puede indicar que su función está alterada. Pregúntate cuál es la función o el propósito de esa parte de tu cuerpo y para qué necesita estar alterada. Por ejemplo, una función de la piel es el sentido del tacto. Una persona que desea ser tocada y no lo es como le gustaría, podría alterar inconscientemente la función de su piel para lograr sentir más ese contacto, su piel podría volverse más sensible. Una persona que es tocada en una parte de su cuerpo y no quiere ser tocada, podría alterar inconscientemente la función de su piel para tratar de protegerse de ese contacto. Pregúntate por el propósito de todo el proceso y descubrirás el sentido de lo que está ocurriendo.

¿Cada cosa que existe tiene un propósito?

El propósito dirige la creación. Nada existe en el universo sin un propósito. La causa no es importante, lo importante es el propósito a donde dirige. Piensa, ¿tenemos piernas por una causa o por un propósito?

El propósito es previo a la existencia. Nada existe en el universo sin un propósito, para que algo exista debe tener un sentido, una razón para Ser. Se necesita un propósito para que algo sea manifestado en la realidad física. Por ejemplo, para que los insectos y animales hayan desarrollado patas es necesario previamente el propósito de ir a algún lugar. Este propósito desarrollará la capacidad de moverse, que se manifestará a través de las patas en animales y las piernas en los humanos.

La clave no está en encontrar la causa de lo que ocurre sino su propósito. Este propósito siempre apunta a una forma de liberación, un despertar de crecimiento personal.

3 Comentarios

  1. Margarita 2 semanas hace

    Hola, me gustaría saber si para el mes de septiembre, a partir del 23, hay alguna jornada sobre el tema y su costo.
    Soy de Argentina y viajaré por un corto período para esa fecha.
    gracias

    • Hola Margarita. ¿Vas a estar por España en esas fechas? Nos puedes escribir a reserva@aventuradelser.com y te vamos informando de los cursos que programemos en las fechas que te interesan. Un abrazo y gracias por tu interés. Delia Govantes (Aventura del Ser).

  2. Lucía 2 semanas hace

    Excelente artículo. Me encantó. Felicidades.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: