Somos más que un yo limitado y aislado.

Somos más que un yo limitado y aislado.

“Es sano recordar que no somos producto de una generación espontánea. Realmente somos más antiguos de lo que imaginamos. Somos más que un yo limitado y aislado, somos más que uno mismo. Los espíritus de nuestros antepasados componen también nuestro espíritu. Nuestro ser tiene más edad de la que imaginamos. Si nuestros tatarabuelos vivieran, tendrían aproximadamente doscientos ochenta años, ¡casi tres siglos! Sus experiencias viven en nuestro ser: emociones, sentimientos, logros, pérdidas que han atravesado el tiempo, han evolucionado o se han estancado. Experiencias que muchas veces, cuanto más lejanas en el tiempo, más profundamente están grabadas en nuestra alma.”

Daniel Dancourt Masias

A %d blogueros les gusta esto: