Si no estás drogad@, ni loc@, ¿será que te has enamorado?

Si no estás drogad@, ni loc@, ¿será que te has enamorado?

La biología del ser humano, incluido nuestro cerebro, se va modificando minuto a minuto en función de las experiencias vividas. Cuando estamos enamorados, en el organismo se generan cambios sustanciales que explican el por qué asemejamos el amor a la locura o a estar bajo los efectos de una potente droga; del mismo modo, también explican que los efectos tan devastadores que produce el desamor, fenómeno que se parece quizás demasiado a un penoso estado de abstinencia. Mientras dura el enamoramiento, las neuronas de tipo “recompensa” actúan en el interior del núcleo cerebral. Misma zona del cerebro que se reactiva las emociones ante una droga. Como numerosas investigaciones concluyen el enamoramiento es adictivo y pone a los humanos en un estado de locura temporal.

¿Qué le pasa a un cuerpo cuando se enamora?

1.- El amor nos hace saltar de alegría. Sube el nivel de dopamina (la hormona del placer) que crea sentimientos de euforia.

2.-El amor nos vuelve un poco locos. Se elevan los niveles de adrenalina y noradrenalina, responsables del golpeteo del corazón, la inquietud y la preocupación obsesiva. A mismo tiempo caen los niveles de serotonina muy por debajo de lo normal, dando base científica a la “locura de amor”.

3.- El amor crea lazos. Con el paso de los años aparecen las hormonas de la lealtad como la oxitocina y la prolactina.

4.-El amor endulza la vida. Según The American Psychological Association, tras un estudio que consistía en probar sabores, se demostró que a las personas enamoradas todo les sabía mucho más dulce de lo que realmente era.

5.- El amor nos fortalece. Varios investigadores han llegado a encontrar correlación entre las parejas felizmente casadas y una buena salud ósea.

6.- El amor nos rejuvenece. Estando enamorados se incrementa los niveles de estrógeno, lo que ocasiona que la piel mejore su apariencia: luce más hidratada y, por consiguiente sana y joven.

7.-El amor nos hace sentirnos más vivos. La liberación de melatonina producida al sentir tanto amor, mejora la autoestima y nos aporta una sensación de vitalidad.

8.- El amor nos mantiene sanos de cuerpo y mente. Las endorfinas liberadas estando enamorados, además de ser antidepresivos naturales, mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico, por lo que el amor mejora también nuestras defensas ante enfermedades.

9.- El amor nos calma. El enamoramiento reduce el cortisol, hormona del estrés y que origina un aumento de la tensión arterial. El buen amor reduce los efectos negativos del estrés crónico en nuestro cuerpo, de una forma natural y placentera.

10.-El amor nos iguala a los dos sexos. Al enamorarnos el nivel de testosterona (hormona sexual masculina) disminuye fuertemente en el hombre, mientras que el de esta misma hormona crece en la mujer: ellos se hacen menos masculinos y ellas se parecen más a ellos.Donatella Marazziti, investigadora italiana lo explica así:  “Es como si la naturaleza quisiera eliminar lo que pueda ser diferente entre el hombre y la mujer, porque es más importante sobrevivir y formar pareja en esa etapa”.

Carmen Guerrero

Más artículos

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.