Semillas fosilizadas dentro de ti

Semillas fosilizadas dentro de ti

El tema de las semillas fosilizadas se me hace sumamente interesante de por si, pero se multiplica su atractivo si establecemos un paralelismo entre lo que ocurre fuera y dentro de nosotros: historia de la evolución del planeta y nuestra propia historia personal. Veámoslo con un ejemplo:

Noticia sobre las semillas fosilizadas leída en la prensa:

Un equipo de científicos rusos logró revivir una planta que pudo formar parte del paisaje de los mamuts y otras especies que vivieron durante la era glacial.

El experimento, pionero en el campo, recuperó las frutas de madrigueras que contenían varias semillas fosilizadas durante más de 30.000 años, conservadas bajo depósitos de hielo en Siberia.

Se cree que las bellotas fueron almacenadas por una ardilla junto a otras 600 mil semillas y frutas antiguas.

Noticia que me encantaría leer en el rostro de las personas con las que me cruzo:

Un ser humano como tú, logró revivir subpersonalidades (talentos, dones, rasgos) que pudieron formar parte del paisaje original de su auténtica naturaleza.

El trabajo personal de autoconocimiento y recuperación de subpersonalidades congeladas en la infancia, recuperó partes disociadas que contenían inmensas riquezas y potencialidades olvidadas.

Se cree que esas partes disociadas fueron almacenadas como mecanismo de defensa para poder sobrevivir en un ambiente familiar abusivo/traumático, donde mostrarlas habría supuesto la muerte. 

Nota: Para una cría de mamífero, la soledad, la ignorancia, la falta de atención y afecto implica la muerte.

Carmen Guerrero

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: