Pregunta a tu niño interior

Pregunta a tu niño interior

Pregúntale por un deseo insatisfecho, algo que le habría gustado desarrollar durante la infancia pero que por las circunstancias que le tocó vivir no fue posible, o no le dejaron.

-A pesar de sus casi cincuenta años tuvo que hacer el esfuerzo de buscar en su interior a ese niño perdido que balbuceó unas pocas palabras: “me gustaría hacer teatro”

Como adulto comprendió que su niño interior le pedía una compensación por aquellos años de invisibilidad y al mismo tiempo aquello era una buena forma de trabajar con la timidez casi enfermiza del pequeño -y con la suya propia-. También recordó las palabras de sus padres cuando cuarenta años atrás le decían que el teatro era una perdida de tiempo.

Ahora ese deseo insatisfecho, que no supieron darle como niño, como adulto se lo iba a permitir matriculándose en un teatro de aficionados.

Al contactar con su niño interior también descubrió que allí había otros muchos personajes. En palabras de  Henry A. Murray: “una personalidad es una nutrida reunión de oradores y de grupos de presión, de niños, demagogos, maquiavelos…Césares y Cristos…” En definitiva un universo interior por descubrir.

Plano Sin Fin

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: