Por favor, esforcémonos todos en “decir algo”, por favor, compartan este mensaje…

Por favor, esforcémonos todos en “decir algo”, por favor, compartan este mensaje…

Kaitlyn Regehr es una mujer de 30 años de Londres. El pasado martes, 6 de octubre, la joven fue agredida sexualmente por un hombre en el autobús 207 que se dirigía a Acton. En ese instante apareció un buen samaritano que intervino y salvó a la mujer de una posible violación.

Ahora, Kaitlyn Regehr, busca al misterioso hombre que la rescató cuando se encontraba en problemas. Para ello ha publicado un mensaje en Facebook en el que se la vea ella posando con un cartel en el que da las gracias a su salvador mientras levanta el pulgar. La joven ha escrito un mensaje que se ha compartido en la red social más de 55.000 veces y contaba unos 100.000 “me gusta”.

“Para el hombre del bus 207 hacia Acton de anoche (el alto, moreno y apuesto con barba). Gracias por decir algo cuando ese hombre me agarró. Gracias por insistir en que no era aceptable. Más que nada, gracias por preguntarle sobre las mujeres de su vida, su madre, su hermana … Usted dijo: “Ella podría ser tu hermana. Ella es la hermana de alguien”, y al hacerlo, me hizo una persona. Tú nos conviertes en una comunidad.

Yo no le doy las gracias sólo porque me defendió, o porque me hizo sentir segura, sino porque en el camino a casa -en esta gran ciudad, potencialmente anónima- ha humanizado un asalto. No se apartó. Usted se plantó. Usted dijo algo.

Porque usted tenía razón. Yo soy la hermana de alguien. Todos lo somos. Y nosotros, los chavales, debemos luchar por los otros. Atentamente, la rubita en el sombrero en la 207 hacia Acton.

Por favor, esforcémonos todos en “decir algo”, por favor, compartan este mensaje…

Fuente: La Vanguardia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: