Para sanar una herida, primero hay que abrirla y desinfectarla…

Para sanar una herida, primero hay que abrirla y desinfectarla…
CHISTE

Un marido flaco y débil regresa de pronto a su casa. Mirando por una ventana desde el exterior hacia el dormitorio, ve a su mujer copulando con un enorme luchador de catch. Aprieta los dientes, empuña las manos, se pone rojo, sopla aire candente por las narices, ve el paraguas que el visitante ha dejado en la entrada, se precipita sobre él y lo parte en dos. Después lanza un largo suspiro y masculla: “Y ahora, estoy seguro que se pondrá a llover a chuzos”.

CONCIENCIA.
Alejandro Jodorowsky: Este hombre espera que el cielo le solucione los problemas que por cobardía no se atreve a enfrentar. Creyendo haber hecho lo necesario, realiza una acción pequeña y se siente satisfecho. Se parece a esos discípulos que le piden a su Maestro que les diga una bonita frase para calmarles sus angustias metafísicas, o los enfermos que le piden al doctor que les cure sus síntomas sin que los obligue a hacerle frente a la causa del mal. Aquellos seres de voluntad débil viven tragando aspirinas para sumergirse en muy cortos períodos de satisfacción. Quien desee llegar a la sana conciencia, debe ser capaz de encarar voluntariamente su sufrimiento base. Para sanar una herida, primero hay que abrirla y desinfectarla; si no es así, no cicatriza nunca.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: