Nuestros padres recibieron un regalo cuando nacimos

Nuestros padres recibieron un regalo cuando nacimos

Fuimos un maestro para ellos. Cuando decían que nos enseñaban, aprendían. Les mostramos el significado de la dedicación exclusiva. Conocieron el amor desinteresado. Entraron con nuestro nacimiento en el mundo de los adultos.

Descubrieron la responsabilidad de la paternidad, con sus penas y alegrías. Un día, cuando no dejamos de necesitarlos, aprendieron la lección del desapego. Siempre seremos su mejor y más preciada creación.

 

Los hijos son una energía cósmica que llega a nuestras vidas como un regalo sagrado.

Gracias a nuestros hijos somos inmortales: con ellos podemos trascender y comprender el verdadero significado de la vida.

 

Parejas Sin Fin

A %d blogueros les gusta esto: