Nuestros dientes son nuestras armas

Nuestros dientes son nuestras armas

¿Somos tan obedientes que jamás nos permitimos mostrar nuestra agresividad dentro de la pareja? Entonces, tenemos muchas más posibilidades de tener una mala dentadura.

Con los dientes trituramos las ideas y circunstancias que después asimilaremos. Los problemas con la dentadura pueden mostrar que nos han castrado simbólicamente.

El mejor consejo para una pareja con problemas dentales consiste en darse el permiso para pasar a la acción, para llevar a la práctica sus deseos, sean estos los que sean. La represión siempre va en perjuicio de la evolución del ser humano. No reprimamos nuestra ira, deberíamos sentirnos con permiso para defendernos, para morder si es necesario.

Parejas Sin Fin

A %d blogueros les gusta esto: