Nuestra verdadera herencia

Nuestra verdadera herencia

El cosmos está lleno de piedras preciosas.
Deseo ofrecerte un puñado esta mañana.
Cada instante que vives es una piedra preciosa,
que resplandece y contiene Tierra y Cielo,
las aguas y las nubes.


Has de respirar suavemente
para que se revelen los milagros.
De repente oyes a los pájaros cantar, 
a los pinos tararear,
ves abrirse a las flores,
el cielo azul,
las nubes blancas,
la sonrisa y el maraviloso aspecto
de tu Bienamado.


Tú, la persona más rica de la Tierra,
que has mendigado la vida en todas partes, 
dejas de ser el hijo pródigo. 
Vuelve y reclama tu herencia.
Debemos disfrutar de nuestra felicidad
y ofrecerla a todo el mundo.
Aprecia este mismo instante.
Deja partir la corriente de desesperación
y acoge la vida plenamente en tus brazos.


Poema de Thich Nhat Hanh del libro: “Llamadme Por Mis Verdaderos Nombres”
A %d blogueros les gusta esto: