Nadie hace nada para salvarme

Nadie hace nada para salvarme

-Imagina una escena que simbolice tu situación actual.- Sugirió la terapeuta.

-Me veo ahogándome en un inmenso océano. Todos mis seres queridos observan mi sufrimiento desde la orilla y no hacen nada para salvarme.- respondió la cliente con lágrimas en los ojos y voz entrecortada .- Es lo que pasa en mi vida, nadie se hace cargo, cada uno va a lo suyo… es como una agonía en soledad.

La psicóloga invitó a su cliente a permanecer ahí, tomando conciencia de las sensaciones, emociones y pensamientos el tiempo suficiente para que se activara ese mecanismo de autocuración que llevamos dentro. Al cabo de unos minutos, su semblante cambió y sus labios dibujaban una sonrisa.

Para anclar la experiencia, siguió su intervención proponiéndole compartir ese cambio.

-¿De qué habla esa sonrisa?-

-Me sobrevino una sensación de bienestar por los brazos y las piernas. El mar es peligroso, pero también es bello. “No estoy tan lejos de la orilla y sé nadar perfectamente”, pensé. Ese bienestar de mis extremidades se convirtió en fuerza y comencé a dar brazadas y aletear mis pies, dirigiéndome hasta dónde rompían las olas. Pisé la arena con gran felicidad. Creo que lo que me mantenía paralizada no era el mar ni mi debilidad, sino la infantil creencia de que necesito ser salvada para poder seguir viviendo…

Carmen Guerrero

Algunos artículos publicados

*

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Rocio 2 años hace

    Sencillamente hermoso!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.