Miedo a la libertad

Miedo a la libertad

A ese hombre de aspecto intachable, de modales exquisitos, de conversación culta, de historial

sin fracasos y de milimetrado calendario, el corazón se le transformó en una máquina y

las venas en cables; se convirtió todo él en un aburrido robot.

Su mujer tuvo que tomar una decisión: fugarse de inmediato con el imperfecto, valiente y

pasional vecino, o intentar hacer revivir al androide de su marido.

No sabemos porqué optó por lo segundo. Lo empujó cada mañana por caminos desconocidos,

exponiéndolo irremediablemente a la aventura de vivir. A los veintiún días, su existencia

estaba descontrolada, cambiaba de parecer, se enfrentaba a nuevos retos nada seguros,

cometía errores… Por fin era un hombre libre.

*

La jaula es segura para sobrevivir, el cielo abierto permite la aventura

de vivir. El peor riesgo: permanecer en un espacio conocido.

*

Un cuento de Almanaque Sanador.365 cuentos de Plano Creativo

*

A %d blogueros les gusta esto: