Me considero torero del psiquismo.

Me considero torero del psiquismo.

Cristóbal Jodorowsky: En el trabajo interior no se mata al toro, se integra. El toro representa el ego, su personalidad, esa dimensión impulsiva, irracional. Lo que llamamos inconsciente que a veces nos maneja. Eso es el 90% de nosotros. El racional es más pequeño.

¿Cuál es el propósito de su vida?

El propósito de mi vida es el arte de danzar con el toro para integrarlo.

¿Qué es lo que ha tratado de explicar en su libro?

“El collar del tigre” es una danza no sólo con el padre, sino con la familia que es una dimensión que se viene encima, que te invade, que te hace peligrar la vida. A mí me la hizo peligrar la vida. Entré en coma, viví lo que se llama la muerte clínica. Es con el que me puse a bailar para encontrarme a mi mismo. Todavía no sé si me encontré a mi mismo, porque aquí sigo adelante.

¿Qué es en estos momentos Cristóbal Jodorowsky?

Me considero un investigador del psiquismo, soy un laboratorio. Sigo en el arte. No vine aquí a decir que he terminado. Soy profesor de mí mismo a la vez que un alumno.

En el fondo es un encuentro continuo. Picasso lo decía, “no busco, encuentro”. El libro es un testimonio de este trabajo que sigo haciendo.

Ha de reconocer que ha tenido buenos maestros

Mi padre empezó con la psicomagia. Mis padres eran salvajes. Bárbaros psicológicos.

Era una familia atípica. Nací en el arte, pero la iluminación vino después. Mi madre venía del orfelinato. Mi padre venía de Chile, de un barrio bajo de obreros, de un padre cuyo único libro era el libro rojo del comunismo.

Unas raíces muy complejas

Nuestra familia es un camino. Me transmitieron a fuego, a metal rojo, el sello de la familia, de la orfandad emocional. Mis padres cobraron consciencia a los 60 y a los 40 años. Fue una búsqueda. Asistí al nacimiento de un nuevo pensamiento, a nueva forma de análisis: la psicomagia y la metagenealogía, el análisis del ser del ser humano a través de de cuatro generaciones atrás, partiendo de la base de que nuestra personalidad, lo que temes, comportamientos, bloqueos, vienen heredadas, son la consecuencia de cuatro, cinco, seis, siete generaciones, de sociedad historia, educación.

Un trabajo de descubrimiento

Para conocerse hay que viajar al pasado. Uno es una colectividad. Nuestro cerebro se mide como una colectividad, de alguna manera somos una familia completa, una humanidad completa. Cada psiquismo es el resultado de esto. Somos muy ricos.

¿Qué hizo con lo que descubrieron sus padres?

Me dije, voy a ver si funciona o no. Yo no soy el heredero. A los hijos de los chamanes les pasan una cajita con objetos, “le pasan el poder”. Pero tengo que hacerlo yo mismo.

Si no lo hago yo, voy a mentir. Sería como un perico, como un papagayo que repite palabras que ya fueron dichas.

¿Con qué objetivo?

Quiero salirme del dolor y del sufrimiento. Tengo que salir del autoconcepto que tengo de mi mismo. Se que en fondo de mi ser no tengo nacionalidad, lenguaje, movimientos heredados, estoy en salud.

¿Cómo realizarlo sin escaparse?

Uno puede desarrollar el espíritu escapando, se sale de todo y se queda con el espíritu, pero ese toro queda ahí sufriendo, mugiendo. Hay que fusionar. Hay que ampliar el toro, el ego, y convertirlo en eso que se llama, yo diría que se llama… ¡un ser humano! ¡Un verdadero ser humano!

Es el proceso que cuenta en su libro

En mi libro cuento como fue sucediendo todo esto. No partí para nada de un cuento de hadas de Walt Disney. Fue complejo, rico, difícil, duro, sufrido…¡y fue maravilloso!

La historia que uno tiene está hecha para lo ancha que uno tenga la espalda. El camino es encontrar como todo lo que te sucedió tiene una razón. Darle una razón a todo. Hay que comprenderlo todo de tal manera que sea todo un maestro para lo que te estás convirtiendo. Es un trabajo de abuelita, hay que tejer y tejer, hay que buscar, hay que transformar, para terminar con la culpabilidad y el miedo.

¿Somos cuatro energías?

En la iniciación se dice que somos cuatro energías esenciales: intelecto, emocional, instinto y cuerpo físico. A veces se confunden: instinto y emocional, o cuerpo e instinto y el cuerpo se convierte en una expresión de la sexualidad. El cuerpo solo es el esqueleto, músculos y órganos, pero si se inviste de energía instintiva se sexualiza.

¿Todo tiene un mensaje?

Todo nos dice algo. Fíjense que este lugar en donde estamos está rodeado de trece columnas. Es el Arcano XIII del Tarot (saca una baraja del bolsillo de su chaqueta y muestra la carta). Es un Arcano que no tiene nombre, porque es la transformación. Esto me dice que este es nuestro altar de transformación.

¿Transformar qué?

Nos suceden muchas cosas que no nos gustan: Podemos transformar muchas cosas, pero otras hay que aceptarlas, hay que aceptar lo que sucede, nuestra familia, los secretos, pero al final de cuentas eso soy yo, aunque no me gusta. Hay que aceptarlo.

Hay que decir “No me gusta morir, pero lo acepto”. Tengo que aprender a amarme, no me queda otra cosa. Morir es una dimensión de la vida misma. Si no la aceptas, si no integras todas esas cosas que no te gustan, vas a estar en lucha hasta el lecho de tu muerte. Cuando aprendes a amarte, a comprenderte y a aceptarte, pasas a otra dimensión.

¿Qué puedes decirnos sobre la magia?

El pensamiento que uno llama mágico es en el fondo un pensamiento metafórico. Nuestra mente es mucho más analógica que lógica. Con lo que les estoy diciendo se están creando en su mente miles de analogías con sus propias vidas, con sus propias historias, con lo que sus mentes crean como relación en su propio mundo educativo…¡se encienden miles de luces con cada palabra! La lógica es simplemente un vehículo que permite a la mente viajar en su analogía.

¿Cómo se relacionan las cosas?

Siempre estamos proyectando: a tu papá, a tu mamá, a tu gato, a tu perro, a tu abuelo, a tu tío…Cuando una persona se encuentra con otra es increíble. Cuando hago los árboles genealógicos de una familia y de la otra, es un milagro. Hay sincronicidad, aunque le llamamos azar.

Decimos:

-Se llama como mi mamá o como mi papá

-Tiene la misma fecha de nacimiento

-Le sucedió lo mismo

-Su abuelo se llama como su abuelo

Se empiezan a mirar las fechas y te das cuenta de que es una especie de rompecabezas que se une solito.

Detrás de cada encuentro, hay una especie de encuentro entre dos clanes. Los encuentros nunca son individuales. Hay un clan que está aquí detrás tuyo y otro aquí, detrás del otro. Cuando tú miras a la otra persona, todo el clan la esta mirando y si se abrazan, los dos clanes se abrazan.

¿Por qué?

En el fondo vamos buscando lo conocido. ¡Es de mi tribu! Aunque las relaciones sean conflictivas. Si has vivido en conflicto, ese es el distintivo de una familia y vas buscando eso. Dices, ¡eso en una familia! Se encuentra una comodidad inclusive dentro del sufrimiento.

Somos metafóricos por eso proyectamos.

¿Todo es proyección?

También nos podemos proyectar en objetos. Si mi abuelo se emborrachaba bebiendo vodka en un tipo de vaso de estos, lo veo y entro en un ataque de pánico, me da urticaria. Para ti este vaso será otra cosa. Proyectamos en los objeto nuestra historia.

Por eso en la psicomagia se usan objetos. Porque son metáforas sobre los que proyectamos los conflictos. Yo iba a mi casa cargado de objetos, para ver si era posible a través de la metáfora tocar códigos profundamente inmersos en mi cerebro que no puedo tocar a través de la palabra.

Extracto de una conferencia de Cristóbal Jodorowsky en Sevilla

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: