Maestro, vengo a pedirle que me cure.

Maestro, vengo a pedirle que me cure.

Maestro, vengo a pedirle que me cure.

-No vienes a que te cure, vienes a pedirme. Te curarás cuando ceses de pedirme que te cure, porque la enfermedad que me traes no es más que tu pedido de ser curado. Así es que nunca te daré nada.

-¿Pero, por qué, Maestro?

– Porque tú, para no cesar de pedir, tratarás de que te pida que te dejes curar por mí, y no te curarás para que yo te siga pidiendo y así poseerme siempre.

-¿Y mi enfermedad?

-En realidad tu enfermedad no te importa. Lo que te importa es hacer fracasar al Padre, ejerciendo el poder de no poder.

 

Alejandro Jodorowsky. Conversación con el maestro.

A %d blogueros les gusta esto: