Los mellizos

Los mellizos

Los hermanos se levantaron con el tiempo justo para llegar al colegio. Esa mañana, él corría más que otros días y, además, tuvo menos miedo a equivocarse. A su melliza le salieron bien todas las cuentas divisiones y sacó un diez en dibujo.

Al llegar a casa y desnudarse para meterse en el baño, descubrieron con asombro que, con las prisas de la mañana, se habían intercambiado los zapatos.

Cuando nacen dos hijos en el espacio asignado para uno, los hermanos se reparten el territorio: “No puedo ser ni tener lo que tú eres ni tienes”.

Almanaque Sanador

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: