Si yo le digo un número…

Si yo le digo un número…

Yo veo un color y una forma.

¿Distintos según el número?

Hasta el 10.000, cada número tiene su color, tamaño, color…

Treinta.

Qué verde tan hermoso.

Nueve.

Azul cobalto.

¿Por qué mi cerebro no ve todo esto?

Cada cerebro es distinto. Todos extraordinarios. El tuyo también.

¿Qué más hace el suyo?

Capto detalles invisibles para otros. Calculo muy rápido. Identifico números primos, ¡qué poéticos! Oigo colores. Palpo sabores…

Sinestesia se llama eso, ¿no?

Sí. Y aprendo idiomas con facilidad.

¿Desde cuándo tiene estos dones?

Siendo niño me sumía en cálculos mentales, mi refugio ante la hostilidad del mundo.

¿Cuándo le diagnosticaron autismo?

A los 25 años supe que padezco asperger, grado del espectro autista. El 1% somos savants: padezco el síndrome del sabio.

¿En qué consiste este síndrome?

Memoria prodigiosa, habilidades artísticas y altísima capacidad de cálculo. En el 2004 establecí el récord europeo de recitar de memoria decimales del número pi: 22.514 decimales durante cinco horas seguidas…

¿Qué pasó en su cerebro para ser así?

Algo en el feto que un día la ciencia entenderá. Sé que a mi cerebro le place contar (con números) y contar (con palabras).

¿Sabe de otros sinestésicos célebres?

Parece que lo fueron y lo son muchos artistas: Nabokov, Kandinski… La sinestesia multiplica por siete la creatividad.

¿Cómo ayudar a niños autistas?

Sin esconderlos. Amándoles, estimulándoles, jugando, imaginando. Cada cerebro es un big bang: tiene más átomos que estrellas el universo. Investiguemos más.

¿Cómo puedo potenciar mi memoria?

Con imaginación: dramatiza los datos que memorices, visualízales escenarios como en un relato o ponles una música. Y será fácil.

Una hora de buen humor con amigos da salud cerebral. Ten amigos y buenas conversaciones, ríe, lee, descansa y mira alrededor con optimismo: ¡tu cerebro lo agradecerá!

¿Qué le mueve hoy, Daniel?

La belleza. Yo escribo para crear belleza. Artista es quien embellece el mundo. La belleza es la verdad suprema. El mundo necesita artistas. Los artistas, con sus palabras e imágenes, y los matemáticos con sus notas y números…, transforman en luz la oscuridad.

Extracto de una entrevista con Daniel Tammet, ‘savant’ en La Contra de La Vanguardia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.