La obsesión por la perfección es una aberración.

La obsesión por la perfección es una aberración.

“La naturaleza no es ni santa ni satánica, simplemente es armonía, sus leyes fluyen relacionando todo entre sí en equilibrio, y este a su vez no necesita ser perfecto, sino que simplemente es. La obsesión por lo perfecto es una de las deformaciones aberrantes del intelecto humano.”

Juan Trigo, en “El destino no existe (aunque lo parezca)”

 

A %d blogueros les gusta esto: