La moda del “Sé tu mismo”

La moda del “Sé tu mismo”

Sospecho que la moda del “Sé tu mismo”, que empezó con el movimiento New Age en los 60, fue otra de las trampas inteligentes que se creó a sí misma la humanidad para continuar perdiendo el camino, y por tanto el tiempo, en contraposición a las obediencias ciegas a doctrinas y maestros, tantos de ellos falsos..

Como siempre el punto de equilibrio se encuentra en algún lugar que se desplaza de forma imprevisible sobre el filo de la navaja.

Ni es tan evidente ser uno mismo, porque a la propuesta “Sé tu mismo” aparece una primera pregunta, “¿Quién de ellos?”. Cuando decimos Yo soy, ¿a qué personaje creado por los miedos inculcados durante la infancia nos referimos?

La voracidad comercial utiliza este “déjate llevar por lo que “realmente” deseas”, y todo eso, apoyandose en el hecho de que después de tantos lavados de cerebro que hemos sufrido desde nuestra infancia, no sabemos realmente lo que deseamos, y por tanto, nos presentan una cosa convenientemente aderezada por colores y formas estudiadas psicológicamente hasta el milímetro para producir deseo, y la compramos. Luego ocurre un efecto multiplicador. Creemos que hemos ejercido nuestro criterio con libertad y volvemos a comprar algo similar, pero sin que nos demos cuenta porque la publicidad se encarga de hacerlo pasar por nuevo.esel efecto psicológico del poderoso “efecto novedad” (un estímulo nuevo aporta mayor información) que procura el marketing para vender más.

Pero algo hay en ese mensaje (la Verdad anda por ahí entre los pucheros, que diría Teresa de Ávila), por lo menos para no apegarse a una misma forma de doctrina o dogma de fe, sino tratar de sacar enseñanzas de la experiencia. Y es ahí donde entra en juego una de nuestras mejores armas: el espíritu crítico en formas como “¿Realmente necesito yo este cachivache? ¿Estaba pensando en algo así antes de que el vendedor de turno me embelesara con él, haciéndome creer que soy libre?”

En todo caso hay que ir con mucho cuidado y no confiarse alegremente en “todo” lo que salga de nuestra mente, supuestamente de “nosotros mismos”. Antes llevaban a la muerte generaciones enteras en nombre de un supuesto Dios; ¿querrán hacernos creer que la libertad de elección es algo tan fácil como elegir qué novedad del mercado comprar?

Alimentar el espíritu crítico con alerta y atención. Nada nos viene dado, todo hemos de conquistarlo.

Juan Trigo

Fuente: El paraíso está en el fondo de tu corazón

 

A %d blogueros les gusta esto: