Hoy también te elijo a ti como pareja

Hoy también te elijo a ti como pareja

Aunque parezca paradójico, es posible que dos personas que conviven cada día sean completos desconocidos el uno para el otro. ¿Será porque no nos relacionamos con la “versión actualizada” del otro, sino con la “versión antigua” de esa persona? Si abrimos la percepción al presente y reconocemos al otro tal como es hoy, la unión se iluminará y se renovará cada día.

¿Te enamora mi “yo presente”, o tratas de encajarlo con calzador en mi “yo pasado?

Las promesas de matrimonio deberían renovarse cada cierto tiempo, para evitar relaciones ficticias entre esposas “fantasmas” y maridos “fósiles”.

Parejas Sin Fin

A %d blogueros les gusta esto: