¿Hay una programación inscrita en nuestro nombre y apellidos?

¿Hay una programación inscrita en nuestro nombre y apellidos?

Alejandro Jodorowsky: Tanto el nombre como los apellidos encierran programas mentales que son como semi­llas, de ellos pueden surgir árboles frutales o plantas veneno­sas. En el árbol genealógico los nombres repetidos son vehícu­los de dramas.

Es peligroso nacer después de un hermano muerto y recibir el nombre del desaparecido. Eso nos condena a ser el otro, nunca nosotros mismos. Cuando una hija lleva el nombre de una antigua novia de su padre, se ve condenada a ser “la novia de papá” durante toda su vida. Un tío o una tía que se suicidaron convierten su nombre, durante varias generaciones, en vehículo de depresiones. A veces es necesario, para detener esas repeticiones que crean destinos adversos, cambiarse el nombre. El nuevo nombre puede ofrecernos una nueva vida. En forma intuitiva así lo comprendieron la mayoría de los poe­tas chilenos, todos ellos llegados a la fama con seudónimos.

¿Hay ejemplos que nos permitan comprender la importancia del nombre?

 Nuestro nombre nos tiene atrapados…

-Barrick Gold (oro en inglés es gold) se convirtió en el mayor productor de oro del mundo.

-Brontis “voz de trueno” se dedica al mundo del teatro con una potente voz…

-Maria, Inmaculada, Consuelo se asocian a la pureza, la virginidad, nombres que exigen perfección absoluta, que nos limitan

-Miguel Ángel, Rafael, Gabriel, los nombres de ángeles dan problemas con la encarnación

-César, poderoso y asociado a la ambición

¿Por qué no cambiarnos de nombre cuando este va cargado por un lastre que nos inmoviliza?

Nos aterra cambiarnos de nombre ya que tememos que dejaremos de ser reconocidos por nuestro clan. Tememos no ser reconocidos, ni identificados, no ser amados es el mayor temor que tenemos. Somos seres gregarios y pensamos que podemos morir si nuestro “clan” nos abandona, lo que es una herencia de nuestro cerebro arcaico.

¿Cómo podemos cambiarnos el nombre?

Cristóbal Jodorowsky dice que: “cambiar nuestro nombre interno nos permite continuar creciendo… Imaginemos que quiero recuperar ese nombre que me dieron, pero que está lastrado por innumerables proyecciones familiares… Un acto psicomágico para tal fin es el siguiente:

-Moldearé con arcilla las letras de mi nombre, una a una…

-Las coceré una vez secadas para convertirlas en algo cerámico…

-Pintaré cada una de esas letras de forma que su mitad izquierda sea plateada y su derecha dorada…

-Con ese nombre que he creado lo introduciré en el interior de una gran bola de arcilla (como una pelota) Sobre esa inmensa pelota de arcilla pegarás las fotografías de todos los ancestros de tu familia: padres, abuelos, bisabuelos…

-Dejaremos que seque lentamente. (Durante nueve meses)

-Transcurrido ese tiempo, con un martillo dorado rompemos el “huevo”(es decir la pelota de arcilla que contiene en su interior las letras de nuestro nombre)

-Lavamos con agua bendita las letras de nuestro nombre. Las perfumaremos bien…

-Enterramos todo el material del huevo que hemos roto a martillazos y plantamos una bella flor.

-Para finalizar ese nombre debemos dejarlo en nuestro altar particular. Ese que ya nos hemos creado en algún lugar de nuestra casa.

Nos habrá costado, es un largo proceso, pero de esa forma recuperamos el nombre…

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: