Esperanza, miedo y repetición.

Esperanza, miedo y repetición.

Ese es el esquema de funcionamiento de cualquier grupo social. Estos tres resortes psicológicos son ampliamente utilizados por los poderes. ¿Un ejemplo? Vendernos esperanzas durante cualquier campaña electoral –todo aquello que podamos imaginar es posible…a condición de que los votemos-. Pero cuidado, para que esto funcione necesitan del miedo – miedo a no conseguir todo lo que ellos han prometido. El miedo es fácilmente dirigible –siempre que se disponga de medios de comunicación afines- que lo focalicen sobre cualquier enemigo potencial. Nos inducirán el miedo hacia algo o alguien muy concreto que será el culpable de que no tengamos acceso a las esperanzas que nos han vendido. El tercer paso es la repetición… en la que entramos en un bucle, como un ratón en la rueda, vuelta a la esperanza y al miedo de no conseguirlo.

Este mecanismo lo explica muy bien Juan Trigo en su libro “Análisis de los factores astrológicos. Astrología médica.” Índigo.

Es evidente que la prensa también puede usar este mismo mecanismo que combina miedo y esperanza; palo y zanahoria.

Volvamos a La Vanguardia de hoy:

La primera noticia usa el terror económico, uno de los miedos más atávicos por su componente emocional, para afirmar que la independencia tendrá consecuencias económicas negativas.

A continuación, la segunda noticia habla de que el gobierno de la nación no dejará que algo así suceda, de hecho usará todos sus recursos para evitarla. Son los que solucionarán el problema, los vendedores de esperanza.

A continuación podríamos intentar interpretar la tercera de las noticias de portada que también va sobre el mismo tema…

Imaginemos que estas noticias fueran una tirada de tres cartas y buscáramos su lectura. O el que lo prefiera puede considerarlas como tres viñetas consecutivas de un cómic, en el que la secuencia temporal avanza desde un pasado reciente a un futuro muy próximo.

Con independencia de la interpretación que podamos dar, nunca completamente objetiva porque tampoco estamos libres de condicionantes, hay que convenir que no es el azar el que las ha dispuesto. El orden de las noticias responde a un interés concreto.

Este ejercicio se puede hacer con cualquier periódico que deseemos. Y el que ya esté más entrenado puede intentarlo con un noticiario en televisión…

Plano Sin Fin

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.