Elemental, querido Watson.

Elemental, querido Watson.

Holmes jamás dice esa frase en las cuatro novelas y 56 cuentos que protagoniza.

¿Hay antecedentes literarios de Sherlock Holmes?

Se burla de Auguste Dupin, detective inventado por Edgar Allan Poe, por “leer el pensamiento”. Pero él acierta una vez lo que está pensando Watson. Lo deduce de signos externos, de su gesto, de su mirada…

¿Qué método emplea Sherlock ­Holmes?

Tres: inducción, deducción y abducción. Inducción: a partir de datos repetidos, concluyes una probabilidad. Deducción: conociendo un conjunto, sabes la parte. En estos casos, no hay conocimiento nuevo…

¿Y en la abducción sí? 

Tomas elementos distintos y los relacionas para concluir algo nuevo. Es la base del proceso creativo, y así avanza la ciencia.

¿Cómo?

Detectando diferencias en cosas aparentemente iguales, o similitudes en cosas aparentemente distintas. Como Einstein, que conectó lo aparentemente inconexo…

Holmes tenía algo de científico, pues…

Y de artista. Sabía salir de lo evidente, de la obviedad, de lo aparente…

¿Inspiró Sherlock Holmes a personalidades reales?

Feynman, uno de los padres de la física cuántica, actuaba como Holmes: era capaz de saber qué objeto había sido tocado de un conjunto, mediante su olor y temperatura…

¿Algún otro?

El cineasta Walter Murch, siguiendo a Holmes, observó que cada parpadeo significa cambio de pensamiento… Y el filósofo Karl Popper habla de la falsación como lo único que sabe la ciencia: lo que no es verdad. Y así opera Holmes, descarta lo que no encaja.

¿Y Watson?

Watson ilustra cómo pensamos habitualmente, mediante obviedades, prejuicios, certezas irreflexivas, intuición desentrenada… ¡Pero podemos pensar como Holmes!

Habla de Holmes como si fuese real.

¡Muchos holmesianos sostienen que Holmes existió! Como Jesucristo. Y Watson, su evangelista, a veces oculta datos…

Para acabar, describa a Holmes.

Sin un desafío que resolver, la vida le deprime y se droga, es melancólico y misántropo, solitario y curioso, algo místico y, sobre todo, lector de la realidad. Conan Doyle fue cargándole de defectos para vengarse de él.

¿Cómo puedo ser Sherlock Holmes?

Evita que te arrastre el primer pensamiento intuitivo y fíjate en detalles. ¡Ah, y pregunta!

Eso sí lo hago…

Con sólo veinte preguntas puedes discernirlo casi todo.

Fuente: Extracto de una entrevista con Daniel Tubau,­­­­­­ estudioso de Sherlock Holmes, en La Vanguardia

1 Comentario

  1. Carlos Labarta 2 años hace

    Muy interesante el extracto…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: