El ruido exterior no es el problema…

El ruido exterior no es el problema…

Juan Trigo: Mi primer maestro, que desconfiaba del silencio de los monasterios como de cualquier religión organizada, me hacía meditar a las doce del mediodía, con las ventanas abiertas que daban a una ruidosa avenida.

¿Para qué?

Para que empezara a darme cuenta de que lo dificil no es acallar el mundanal ruido, sino la jauría interior.

*

 

 “El silencio es una virtud y un don. La persona que ha aprende a acallar su mente ha cambiado a largo plazo su vida.”  Claudio Naranjo 

*