El por qué de los nombres.

El por qué de los nombres.

Aquella niña de diez años se levantó con ganas de preguntar y abordó a sus padres:

¿Por qué se llaman Estados Unidos si parece que poco tienen que ver unos con otros? ¿Por qué muchos de los partidos políticos que en sus siglas aparece la palabra “unión” son los que más guerras tienen en su interior?

-Muchas veces el nombre que ponemos es el ideal que perseguimos, aunque ni mucho menos es algo real, -respondió su madre.

¿Por qué el Papa habla de lo que no conoce? Defiende a la familia como el mejor modo de vida y sigue manteniendo -al clero- la prohibición de tenerla.

-Soy tu padre pero no el Papa de Roma. El clero tiene sus normas, aunque también creo que para hablar de algo es mucho mejor conocerlo de primera mano.

¿Por qué en el colegio llaman aula de convivencia a un espacio generalmente dedicado al aislamiento de alumnos con mal comportamiento?

-Hija mía, dijo su madre, vivimos en una sociedad neurótica que mejorará solo en la medida en la que cada uno de nosotros también lo haga. Me parece que te has dado cuenta que la rigidez de la escuela con sus castigos no provoca que el alumno cambie. Incluso es posible que lo que hacen con él después lo repita consigo mismo y con los demás.

¿Por qué la biblioteca es un lugar casi siempre cerrado en el que se almacenan libros que en su mayoría nadie lee?

-Lo que pasa en la biblioteca de tu escuela se repite con otras muchas cosas en la vida diaria que van quedado fosilizadas. Su padre añadió: eso significa que mantienen su forma exterior pero dentro ya no hay vida.

Creo que tengo la respuesta del por qué algunos de mis maestros gritan todavía más que el más gritón de mis compañeros de clase.

-¿Cómo te has dado cuenta? Explícanoslo -dijeron sus padres.

Me parece que muchos de los adultos siguen sin comprender que las cosas se entienden mejor con un ejemplo –y más si ellos son el ejemplo- que con mil explicaciones llenas de palabras.

***

PD: Mientras la niña se alejaba la televisión encendida en el salón repetía insistentemente las mismas noticias, ¿todos se preguntaron sin verbalizarlo si era porque no tenían otras?

Plano Sin Fin

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.