El mundo te devuelve aquello que le haces

El mundo te devuelve aquello que le haces
Alejandro Jodorowsky: Durante mi juventud, cuando llegué a París, 1953, para subsistir trabajé en lo que pude: recolectar en las casas papeles de diarios para venderlos por kilos, durante el invierno empaquetar supositorios contra la gripe o salir a vender dibujos en las terrazas de los cafés. Tuve la oportunidad de trabajar con un grupo de música folclórica latinoamericano  “Los Guaranís”  bailando bailecito y carnavalito, disfrazado de indio peruano. Los acompañé durante su gira por Grecia. Cierta noche, después de la función, se me acercó un hombre pequeño, gordo, de ojos abultados, elegante, con aliento a vino blanco. Me dijo: “Me presento, soy una reencarnación de Esopo, y tengo un mensaje para usted.” Al verme retroceder, poseído por el miedo de tener que lidiar con un loco, murmuró: ” Haga un esfuerzo, joven, le traigo un regalo. Venza su desconfianza y escuche a un antiguo campesino…” Su cuerpo pareció estirarse, cambió la expresión de su cara, su voz se hizo ruda y emotiva:
    “Trabajo la tierra desde que sale el sol hasta que se pone. Los bueyes que arrastran el arado llevan la misma vida que yo padezco. Nos desgastamos mucho, comemos poco, hacemos fructificar una tierra que no es nuestra. Apenas tengo un momento libre, lo empleo en extender redes, y así, de vez en cuando, puedo gozar del sabor de una perdiz. Ayer tuve la sorpresa de ver un águila prisionera en mi trampa. ¡Qué dignidad de mirada: ahí estaba, decidida a no rogar, esperando la muerte, inmutable! Sentí tal respeto por su belleza que fui incapaz de enjaularla. ¡La dejé libre! Subió como una flecha hacia el centro del cielo y desapareció entre las nubes. ¡Confieso que le tuve envidia! Hoy, como de costumbre, me senté a masticar un pedazo de pan duro a la sombra de un viejo muro. Vi un punto negro en el cielo que se acercaba a mí con velocidad sospechosa. ¡Era el águila! Antes de que pudiera levantarme, extendió sus garras. “¡Pájaro maldito, ingrato, has venido a sacarme los ojos!” Se me echó encima. Cubrí mi rostro con los brazos. El  animal, graznando terroríficamente, se apoderó del pañuelo que llevaba atado a la frente y huyó a ras de tierra, levantando con su aleteo potente nubes de polvo. Furioso por este robo, lo perseguí agitando mi cayado. Pronto el pájaro vil y cobarde, soltó el pañuelo. Mientras lo volvía a amarrar en mi cabeza no cesé de insultar: “¡Sinvergüenza, traidor, hipócrita, ni eres noble ni valiente! ¡Atacas a quien te concedió la libertad!” Un ruido atronador vino a sacarme de mi cólera. Fui envuelto en una gran polvareda. ¡El muro en cuya sombra yo reposaba, se había derrumbado! ¡Si el águila no me saca de ahí, habría muerto aplastado! ¡Claro, el ave no hablaba mi idioma y yo era incapaz de entender el suyo! Me mordí la lengua, rojo de vergüenza. Me estaba ayudando , y yo, por ignorancia, había maldecido a mi benefactor.”
     Terminada su historia, el extraño señor volvió a ser él mismo. Murmuró: “El mundo te devuelve aquello que le haces”, hizo una reverencia y se fue.
El placer de pensar
A %d blogueros les gusta esto: