El miedo al fracaso

El miedo al fracaso

Es probable que en nuestra sociedad se demonice el hecho de equivocarse y se sobrevalore el hecho de acertar. Hasta podríamos pensar que las personas con más éxito del planeta sean las que más veces se han equivocado.

Puede que el problema esté en el significado que le demos a lo que pasa, no en lo que pasa. Si abortar un proyecto, suspender un examen, perder un partido, abandonar un maratón, divorciarse o cambiar de carrera implican perder el estatus, o una profunda herida en el ego narcisista, o que te expulsen por haberte convertido en la repudiada oveja negra del clan, entre otras temeridades, es lógico que nos aterren los fracasos. Y como consecuencia, nos agarramos a ramas seguras, sin desplegar esas alas que crecieron para alcanzar nuestros sueños.

¿No sería más positivo premiar a los que se arriesgan a volar que castigar a los que caen? ¿Te atreves a despegar en busca de tus metas una y otra vez, sin desfallecer hasta lograrlas?

Carmen Guerrero

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: