El crecimiento interno y el externo

El crecimiento interno y el externo

Un grupo de “agricultores” llegaron a un nuevo país en el que todo se realizaba a gran velocidad, donde la productividad era lo fundamental.

-Si quieren permanecer en estas tierras van a tener que aprender a manejar técnicas de crecimiento acelerado -Les dijo un funcionario del lugar-

-La simiente se desarrollará si dispone entre otras cosas de alimento, agua y tiempo. Los buenos agricultores nunca obligan a una planta a crecer a un ritmo que no es el suyo. -Respondió uno de los agricultores.

-”¡El tiempo es oro! Justifiquen esa necesidad de tiempo o serán expulsados inmediatamente.” Replicó el empleado público.

-Uno de los agricultores ellos tomó la palabra para contar una historia sobre el bambú japonés: “Tras sembrar la semilla, abonarla y regarla constantemente no ocurre nada durante los primeros siete años. Después, en tan solo seis semanas la planta crece más de 30 metros. Esos primeros siete años fueron necesarios para que desarrollara un complejo sistema de raíces que la pudieran sostener.”

-Curioso que primero crezca hacia adentro y después hacia afuera, -balbuceó el empleado público… ¿Saben si con las personas ocurre algo similar?

PD: Aquellos individuos eran sembradores de conciencia. Son aquellos que son capaces de utilizar cualquier disfraz que resulte útil para las circunstancias de la ocasión.

Plano Sin Fin

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: