EL BAÑO DE NUESTRA CASA. Liberación y purificación.

EL BAÑO DE NUESTRA CASA. Liberación y purificación.

“Estoy sentado en el cuarto más pequeño de mi casa.

Tengo tu crítica en frente de mí. Pronto estarás detrás de mí”

Max Reger, compositor alemán, en una carta a un crítico

En el psicoanálisis el estudio de los sueños ocupa un lugar destacado debido a la información inconsciente que revela. Nuestra mente cuenta con una amplia videoteca analógica que conecta elementos identificables de nuestra vida con conceptos más amplios. Por ejemplo, el sol, que es una estrella de tipo espectral que se encuentra en el centro del sistema solar y constituye la mayor fuente de energía electromagnética, representa en el universo de los símbolos claridad, vida, alegría, vitalidad, crecimiento, conciencia, entre otras cosas.

Continuando con esta visión podemos comprender lo que significa en un nivel profundo para nosotros otros elementos de uso cotidiano. En este artículo me concentraré en un lugar físico fundamental en nuestra vida: el cuarto de baño.

El baño es una habitación destinada fundamentalmente al aseo personal y la evacuación de residuos biológicos. Para nuestro inconsciente esto se podría traducir en la idea de desprendimiento y purificación incluso más allá de nuestro cuerpo físico de manera tal que abarque otros aspectos de nuestro ser tales como el emocional, sexual e intelectual. Necesitamos soltar lo que ya ha caducado para dar espacio a lo nuevo. Si, por ejemplo, llevamos este vital ejercicio al plano intelectual descubriremos que hay ideas, conceptos, juicios que sostenemos a pesar de no significar nada para nosotros y que en el peor de los casos bloquean nuestro desarrollo personal.

Continuando con esta visión podemos utilizar esa habitación de nuestra casa para realizar un psicorritual que nos libere de aquello que insiste en gobernar los diversos aspectos de nuestro ser.

Revisa tus cuatro centros: sexual, intelectual, emocional y corporal. Identifica lo que en cada uno de ellos dificulta la honesta y libre expresión de tu ser. Si, por ejemplo, en tu centro emocional descubres una ansiosa necesidad de ser amado que no te permite vivir este aspecto fundamental de la vida regístralo en un papel de la siguiente manera:

DESPRENDO DE MI CENTRO EMOCIONAL:
La ansiedad por ser amado

Continúa con el ejercicio hasta sentir que ya agotaste todos los bloqueos en ese centro. Luego puedes pasar al siguiente centro y así hasta finalizar los cuatro. Deja este papel en algún lugar de tu cuarto de baño durante trece días al cabo de los cuales encenderás una vela de color violeta mientras dices en voz alta, firme y segura:

En esta hora bendita y en este lugar de desprendimiento declaro la firme intención de eliminar de mi vida todo aquello que impide mi desarrollo personal y dificulta mi colaboración con la humanidad. Este acto impulsará un trabajo de auto transformación que realizaré a partir de hoy.

Quema el papel con la llama de la vela violeta y tira sus cenizas al excusado. A partir de ese día no abandones tu objetivo.

 

Santi

En Twitter: @mundopsiquico

En Facebook: Álvaro Santi Tarólogo y escritor

alvaro.santi@hotmail.com

Revista Las Magas

A %d blogueros les gusta esto: