El anticredo

El anticredo

Cuestiona lo que te han enseñado, sobretodo aquello que se te impuso y que tú nunca pediste aprender.

No obedezcas sin pensar.

Se incrédul@ con todo lo que no hayas experimentado por ti mism@.

No te creas ciegamente los pensamientos de otr@s, y ni siquiera tus propios pensamientos.

Explora los límites para ver si son reales.

Crea tus propios códigos, adaptados a tus necesidades actuales.

Actualiza tus contratos, tus relaciones, tus compromisos y hasta el concepto que tienes de ti mism@.

Revisa periódicamente códigos, creencias y límites.

Levántate cada día con el propósito de desaprender algo.

Vive cada jornada que comienza como un nuevo nacimiento.

Acuéstate cada noche agradeciendo la capacidad de renovarte.

Carmen Guerrero

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: