Diálogos  sobre el cambio y la transformación

Diálogos  sobre el cambio y la transformación

-¿Las enseñanzas están sujetas a la transformación?- Preguntó el discípulo.

Sí. Por ese motivo lo que consideramos “verdades” suelen ser tan escurridizas. Lo que hoy consideras “verdad” mañana puede dejar de serlo. -Replicó el maestro.

-Hay quienes continúan siguiendo al pie de la letra enseñanzas literales que maestros expusieron hace milenios. Dicen que si funcionaban entonces ¿por qué no lo van a hacer ahora? 

Es posible que no funcionen porque los contenidos -tal y como afirman los sufíes- deben estar ajustados al tiempo en que vivimos. Además deben adecuarse para el lugar concreto donde deban utilizarse y por supuesto adaptarse a sus gentes. La cultura y la sociedad de hace dos mil años tiene grandes diferencias con la nuestra.

-¿Podría poner un ejemplo sencillo de algo actual que no funcionaría  en otro tiempo?

Nuestros vehículos no podrían circular por los caminos de hace dos mil años porque éstos responden a nuestras necesidades actuales. Mantener los caminos inalterables de hace dos milenios, como si se tratara de un“dogma de fe”, habría sido poco útil.

– Pero en este ejercicio de continua adaptación ¿no perdemos algunas técnicas milenarias que sin duda funcionan? 

¿Tiene sentido -con nuestra calefacción actual- seguir aplicando técnicas que usaban los monjes para mantener su temperatura corporal en los duros inviernos?

– Supongo que no.

También hay enseñanzas que siguen a un determinado maestro que murió hace siglos… Y que si levantara la cabeza probablemente no las reconocería como suyas.

-¿Por qué?

Principalmente porque muchas veces olvidamos que la enseñanza deber ser algo vivo. Crear una escuela tras la muerte del maestro -algo que sucede con bastante frecuencia- se suele hacer por motivos económicos, pero nunca es indicación del propio maestro.

– No hay duda de que suceden cosas curiosas en la transmisión del conocimiento 

Este mismo blog -por ejemplo-, adquirió cierta notoriedad entre otras cosas porque Alejandro Jodorowsky, durante un tiempo, estuvo publicando y respondiendo consultas a diario en él… Y la gente olvida que todo está sujeto al cambio.

– Permanente impermanencia.

Hace tiempo que Alejandro está en otra cosa, aunque inevitablemente todavía haya quienes continúen buscando sus respuestas en el mismo lugar…

1 Comentario

  1. Fany Bonilla 3 meses hace

    Muy cierto entre el camino (Cambio) y la transformación.
    El maestro siempre cuando llega, nos muestra el camino, pero no es el camino.
    Alejandro Jodorowsky comenzó un camino sin fin y ahora danza en la realidad, esa realidad que estuvo siempre en él. No hay tiempo que logre borrar nuestro destino. Hoy nuestro maestro sigue construyendo su camino, un camino que cambia, pero que al final sigue intacto su horizonte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: