CUENTO ZEN: Maestro, ando en busca de las enseñanzas profundas y eternas que me permitan vivir con plenitud. ¿Me las puedes enseñar?

CUENTO ZEN: Maestro, ando en busca de las enseñanzas profundas y eternas que me permitan vivir con plenitud. ¿Me las puedes enseñar?

Hijo, hay una sola enseñanza que no es profunda pero sí es eterna, y de ella se desprenden todas las demás: camina mirando por dónde vas. Si lo quieres más claro aún: ten conciencia de cada situación en cada instante. No hay otras. 

Historias de un practicante zen

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: